Zaldua: «Es una pasada, es un campo nuevo»

El defensa de la Real Sociedad se muestra entusiasmado con la remodelación de Anoeta a las puertas

Zaldua recorre el césped de Anoeta, teléfono en mano, ayer en su primera visita a la remodelada casa de la Real. / Jose Mari López
Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

«Buff. ¡Qué pasada! Muy guapo». A Joseba Zaldua no hace falta preguntarle cuál es su primera impresión al asomar por el nuevo túnel de vestuarios del remodelado Anoeta, a falta de diez días para que él sea uno de los jugadores de la Real que se enfrente al Barcelona el sábado 15 por la tarde. «Es un campo nuevo, no tiene nada que ver al que hemos conocido», advierte.

El jugador había pasado a menudo en los últimos meses por el entorno del estadio, pero no fue hasta ayer cuando tuvo ocasión de pisar su nueva casa. Y lo que vio le encantó: «Me gusta todo: ver las gradas cerca del césped, la sonoridad que se percibe, lo cerradito que está ahora el terreno de juego con las estructuras metálicas del techo... Esperaba un campo cambiado, pero lo que he visto lo ha superado con creces».

Curiosidad

Ataviado con el chaleco amarillo y el casco que debe llevar por seguridad toda persona que entra en la zona de trabajo, Zaldua es el primer jugador de la Real que tiene la oportunidad de pisar los tepes de césped que desde el lunes llegan en camiones frigoríficos desde la localidad portuguesa de Santarém, a ochenta kilómetros al norte de Lisboa. «Tiene buena pinta», apunta el lateral al ponerse de cuclillas para acariciar la hierba. La previsión es que hoy por la tarde los 440 tepes de césped que cubren la hectárea del campo estén colocados. Habrá diez días para que agarren lo suficiente como para que se juegue el partido de Liga con garantías. «Nadie quiere que se repitan escenas como las que vivimos en Valladolid, ni el Barcelona ni nosotros. Hay que tener confianza en que no va a haber problemas porque de otra forma los primeros que no queremos jugar somos nosotros», reflexiona.

«Me gusta todo: las gradas cerca del césped, la sonoridad que se percibe...»

Más allá del césped, a Zaldua lo que le impresiona, según confiesa, es la «nueva panorámica» que se tiene de la nueva grada sur del estadio, la más próxima al velódromo. «No sé si es por el color azul de los asientos pero me recuerda al campo del Espanyol. Es una maravilla», advierte. Razón no le falta. El RCDE Stadium, como así se ha bautizado al de Cornellá, es el que más se parece a Anoeta. Su anillo inferior tiene el mismo grado de inclinación que el campo de Amara y su estructura cuadrangular también es similar. «El del Espanyol tiene 40.000 asientos, como nosotros, pero Anoeta parece más grande», apunta mientras consulta en su móvil la Wikipedia.

Y es que la megaestructura metálica que caracteriza ahora el campo ha hecho que Anoeta gane altura y cuando se levanta la mirada al cielo uno se hace pequeño en el césped. Zaldua confía en que esta sensación intimide a los equipos que irán desfilando por Anoeta desde que se estrene ante el campeón de Liga. «Siempre nos hemos quejado de que las pistas de atletismo hacían de Anoeta un estadio frío, y lo que queremos todos, jugadores y aficionados, es que sea una caldera en cada partido. El rival desde luego se va a sentir más presionado ahora y ojalá se pueda traducir en puntos para nosotros a final de temporada. Estoy deseando verlo lleno de aficionados».

Zaldua cree que nunca se deben olvidar los años de alegrías y lágrimas, de victorias y derrotas, de agonía y sufrimiento y de recuerdos imborrables que han caracterizado a Anoeta desde su inauguración en 1993, pero sí ve que era necesario darle una vuelta de tuerca a Anoeta. A su juicio, «el nuevo estadio es un ilusionante salto a la modernidad, un cambio a mejor que necesita el club para seguir creciendo».

Preguntas y más preguntas

Al jugador le asaltan decenas de preguntas. Quiere saber cómo y cuándo se va a realizar el derribo de la grada norte, si los espectadores de las primeras filas se van a mojar cuando llueva, si la fachada azul que va a caracterizar al campo va a estar finalizada para cuando arranque la competición... Son tantas las preguntas que tiene y le ha absorbido tanto la grandeza de la nueva tribuna norte que no ha reparado en que uno de los operarios que está trabajando en Anoeta es un conocido suyo. Charla con él y por lo que parece desde la distancia sus dudas han quedado resueltas. Vuelve a reunirse con quien esto escribe tras finalizar la sesión fotográfica. «Me dicen que están trabajando a destajo y que todos los trabajadores están haciendo un esfuerzo extra para llegar a tiempo al partido ante el Barcelona», cuenta Zaldua, más aliviado ya.

Diversas instantáneas de la visita de Joseba Zaldua a Anoeta. / Jose Mari López

Impresiona la nueva panorámica que se tiene de la grada sur. Es una maravilla»

Salimos por el nuevo de vestuarios, donde se trabaja destajo. Si antes los jugadores debían bajar y subir escaleras para llegar desde el vestuario al terreno de juego, a partir del partido ante el Barcelona los dos equipos solo bajarán ocho escaleras y desde un gran hall accederán al terreno de juego de entre los aficionados. Quienes tengan acceso a la zona VIP podrán ver a los jugadores en ese gran hall a través de un ventanal. No será hasta la temporada que viene. «Es evidente que habrá que tener paciencia -reflexiona Zaldua-. Jugadores y aficionados tendremos incomodidades en esta primera temporada hasta que esté el campo acabado, pero seguro que merecerán la pena porque vamos a tener un campazo».

Más Real Sociedad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos