Real Sociedad

La propuesta de la Real Sociedad a Xabi Prieto

Xabi Prieto, Real Sociedad Prieto
Xabi Prieto se despide de la afición en el último partido de la pasada temporada jugado en Anoeta contra el Leganés. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La Real Sociedad confía en que el excapitán sea el nuevo director deportivo; se convertiría en la mano derecha de Roberto Olabe y su función estaría ligada al fichaje de jugadores

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El regreso de Xabi Prieto a la Real Sociedad podría estar cercano. Si es que realmente algún día se fue, algo que no está claro. Porque entre que acudió a Zubieta a tratarse de su pubalgia hasta julio y que mantiene una comunicación constante con el club, su vínculo con la entidad txuri-urdin no ha llegado a romperse en ningún momento. Su nuevo cargo sería el de director deportivo, que es la propuesta que le han trasladado desde Anoeta para ser la mano derecha de Roberto Olabe.

Todo surgió de la buena sintonía que mantiene tanto con Jokin Aperribay como con Olabe. El donostiarra ha encarnado como nadie el mensaje que quiso trasladar el presidente desde su llegada al club hace diez años. En ese momento le convenció para que vistiera el dorsal '10' y se convirtiese en el líder de una generación de jugadores que ha dado grandes alegrías a los aficionados a la Real Sociedad. Porque las cosas no pudieron ir mejor.

Con Xabi Prieto al frente de la nave la Real Sociedad ascendió a Primera y se clasificó tres veces para Europa en cinco años entre 2013 y 2017 con un equipo en el que la cantera tuvo un peso importante. La química existente entre ambos engrasó las relaciones entre la dirección del club y la plantilla, algo que ha sido clave en el buen ambiente del vestuario. Han compartido confidencias en muchos viajes y se han apoyado mutuamente en los momentos más delicados, que los ha habido.

Aperribay ya sugirió en junio que Xabi Prieto tenía un hueco en la Real Sociedad «en el área deportiva»

Se da la circunstancia de que también se lleva bien con el director de fútbol, Olabe, que fue quien le devolvió a la Real Sociedad en su época juvenil después de su cesión al Hernani. Siempre se ha referido a él como el mejor entrenador que ha tenido en su carrera y ahora esa complicidad que le une a las dos personas del club con más peso en las decisiones deportivas pone en bandeja su continuidad en un cargo de peso.

Aperribay ya dejó claras sus intenciones respecto al futuro del excapitán txuri-urdin en una entrevista publicada en este mismo periódico el pasado 11 de junio. «Vamos a dejarle disfrutar de los suyos y ya anunciaremos cuando toque cuál va a ser su papel. Hablamos mucho y Xabi Prieto ya sabe que tiene un hueco en la Real Sociedad en el área deportiva, en la gestión. Vamos a esperar a cuando vuelva de las vacaciones para que pueda incorporarse a la Real Sociedad». Más claro no pudo ser y ese momento está próximo.

Xabi Prieto sigue estirando esas vacaciones después de 16 años encadenando pretemporadas con el primer equipo. Quería disfrutar de su familia y lo está haciendo, lejos del foco mediático que conlleva la vida del futbolista. No se ha despegado de su mujer y de sus tres hijos en este tiempo y ha podido hacer cosas que antes le impedía su condición de jugador. Mientras tanto medita la propuesta que le han trasladado Aperribay y Olabe.

En el club aguardan una respuesta para septiembre y esperan que sea afirmativa, a tenor de las conversaciones que están manteniendo. Prieto sería un pilar importante en la reconstrucción del departamento deportivo que está llevando a cabo Olabe desde que llegó en los últimos días de marzo tras las destituciones de Eusebio y Loren.

Foro

El nombramiento del vitoriano como director de fútbol llevaba implícito el mensaje de que había una dirección deportiva por cubrir. Aperribay fue claro cuando le presentó en marzo como «el máximo responsable del área de fútbol, tanto profesional como de educación».

Ese mismo día de su presentación a Olabe se le preguntó por la figura de un director deportivo, pero lógicamente entonces aún no se podía pronunciar. «Tenemos que estudiar bien el organigrama actual para luego empezar a tomar decisiones», afirmó, aunque ya sabía que Prieto se iba a retirar y que tenía ante sí al candidato perfecto para erigirse en su mano derecha.

Responsable de fichajes

Olabe admitió desde el primer día que no se consideraba a sí mismo como «un fichador». Que en un club de cantera lo importante era la promoción de los jugadores que vienen desde abajo y que solo después llegaban los fichajes. Y esa función para reclutar futbolistas del exterior es la que quiere que desempeñe Xabi Prieto. Le ve capacitado para ello.

La Real Sociedad quiere dar desde esta temporada un salto cualitativo a la hora de fichar, primando la calidad de las incorporaciones sobre la cantidad. No hay más que ver los 12 millones que se ha gastado en Mikel Merino, el tercer fichaje más caro en la historia del club. El regreso de Illarramendi supuso el desembolso de 17 millones pero dos años antes el Real Madrid había dejado 32 por él, algo que no conviene olvidar. Por Vela se pagaron 11 millones al Arsenal por el 100% de sus derechos cuando llevaba tres años en San Sebastián, que habían costado tres millones.

Por Theo también se ha realizado un esfuerzo importante para abonar la mayor parte de su ficha. Tanto él como Merino estuvieron en el once que presentó Garitano el sábado en Villarreal en el estreno del presente campeonato.

Como referencia para entender ese cambio en la Real Sociedad respecto al mercado hay que recordar, por ejemplo, que pagó seis millones por Willian José en 2016 y siete por Januzaj en 2017, el límite que se marcaba para esas operaciones hasta el verano pasado. Ahora quiere acceder a jugadores de más caché pero necesita rascarse el bolsillo y acertar en las incorporaciones. Solo así podrá rentabilizar sus inversiones. Y eso exige conocimiento y ojo clínico.

Olabe entiende que Xabi Prieto reúne el perfil ideal para desempeñar esa función. Primero porque conoce lo que hay en Zubieta y sabe cómo respira el canterano. Durante su época como profesional ha sido habitual verle en partidos de categorías inferiores siguiendo y recabando información de los jugadores más prometedores de la base. No porque ahora pueda desempeñar esa función, sino porque siempre le ha picado la curiosidad por saber qué venía por debajo.

Conocimiento de la casa

Asimismo, los jóvenes siempre encontraban en él su cómplice ideal. Lo mismo llevaba a casa a alguno de esos potrillos que acababan de subir al primer equipo, como recordó Odriozola en su día, que les asesoraba sobre cómo hacer la declaración de la renta. Se desvivía por facilitar su camino hacia la profesionalidad y ahora podría hacerlo también, aunque desde otra posición diferente.

A ese conocimiento de la casa se une su pasión por este juego. Le gusta mucho ver fútbol y hay pocos jugadores que no tenga controlados de Primera, Segunda y los principales campeonatos europeos. Lógicamente no le bastaría con ello para su nuevo trabajo, pero tampoco partiría de cero. Y eso ya es importante tratándose de alguien que acaba de colgar las botas hace tres meses.

Más sobre la Real

La tercera razón que ve Olabe en él es su criterio para hacer las cosas. Sus decisiones siempre se han apoyado en una lógica aplastante aunque no coincidiesen con las de la mayoría. Fuera de Donostia se le consideró poco ambicioso cuando decidió quedarse en la Real en Segunda División desechando ofertas de equipos de superior categoría, y aquí vio colmados todos sus sueños, llegando a saltar a Old Trafford con el brazalete de capitán en la Champions. Algunos tampoco entendieron que Xabi Prieto se retirase cuando era titular indiscutible, pero no sentía la misma pasión que antes y vio claro que era el momento adecuado para hacerlo. Ese criterio para tomar decisiones es imprescindible en una persona con la responsabilidad de incorporar jugadores del mercado y esa sería una de las funciones de Xabi Prieto como director deportivo de la Real Sociedad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos