Real Sociedad

Xabi Alonso, «con la espina clavada de no haber ganado una Liga con la Real»

Xabi Alonso, «con la espina clavada de no haber ganado una Liga con la Real»

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOSAN SEBASTIÁN.

Xabi Alonso sigue lamentando no haber podido ganar la Liga con la Real en la temporada 2002/03 cada vez que hace repaso de su carrera. «Siempre me quedará clavada la espina de no haber ganado una Liga con la Real», ha confesado en 'The Coaches Voice'. «Esa temporada fue un casi sueño para nosotros. El estar peleando con la Real contra el Madrid hasta la última jornada por el título de Liga. Lo tuvimos muy cerca pero se nos escapó al final».

El hoy entrenador del Sanse recuerda que en esa temporada «a nivel de fútbol, todos conectamos muy bien con el entrenador francés, Raynald Denoueix, que nos hizo salir de nuestra perspectiva habitual y poder jugar de otra manera. También con grandes jugadores como Nihat, Kovacevic o Karpin que nos daban más competitividad. Es y será siempre la espina que tengo clavada, el no haber podido una Liga con la Real». El exjugador de la Real compara «ganar una Liga con la Real» con lo ganar «una Champions o un Mundial».

Al recordar sus momentos, Alonso también tiene palabras para su etapa en el Madrid. «Después de mi etapa en el Liverpool era el momento de buscar un nuevo reto y no había reto más importante que ir al Real Madrid. Habían pasado años en los que el Real Madrid no estaba donde se merecía. Llevaba muchos años cayendo en octavos en la Champions y empezaba un proyecto nuevo. El club confió mucho en mí. Me dio mucha importancia en el equipo y me motivó mucho. Hicimos una gran liga». No se olvida de Mourinho . «Era importante tener una referencia así en el banquillo. Tener un líder, alguien en quién creíamos en lo que nos decía. Consiguió muchas cosas pero nos quedamos con la pena de no poder ganar la Champions con él. Llegamos a tres semifinales y no fue posible pasar de ahí».

Alonso no olvida de dónde salió por más que haya pasado por la Real, Liverpool, Real Madrid y Bayern de Múnich. «Empecé en el Antiguoko. Fui directamente al filial de la Real. No jugué ni en cadetes ni en juvenil en la Real. El Antiguoko es un club en el que se trabaja muy bien con los chavales. Coincidió que tuvimos equipos muy buenos y salió una generación llena de grandes jugadores. Arteta, Aduriz, Iraola, mi hermano Mikel y yo nos juntamos esos años. En los entrenamientos era todo balón, todo técnica, recibir y pasar el balón. Era todo entender el juego y esos buenos principios quedan para un futuro».