Real Sociedad

Hambre de gol en Anoeta

Felicitación. Kevin abraza a Willian José para celebrar el gol del brasileño al Rayo Vallecano en Anoeta./MICHELENA
Felicitación. Kevin abraza a Willian José para celebrar el gol del brasileño al Rayo Vallecano en Anoeta. / MICHELENA

El delantero txuri-urdin tiene el cuarto mejor promedio de LaLiga y el del Girona, el segundo Willian José marca esta temporada un tanto cada 105 minutos y Stuani lo hace cada 81,6

AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

Son sinónimo de gol. En Donostia y en Girona. Un seguro de vida y un cheque al portador para la Real y el equipo gerundense. Willian José y Christian Stuani, dos de los delanteros que más han llamado la atención en LaLiga por sus prestaciones en los últimos tiempos se citan el lunes en Anoeta (21.00, horas), en un encuentro en el que volverán a intentar saciar la mayor de sus obsesiones: marcar.

Las carreras de los dos delanteros despegaron cuando recalaron en el club txuri-urdin y en el equipo de Montilivi y se han convertido en dos de los mejores arietes de la competición. El brasileño ha anotado 37 goles en los 74 partidos que ha defendido la camiseta blanquiazul y el uruguayo ha anotado 29 tantos en los 41 encuentros que ha disputado desde que la temporada pasada llegó a Montilivi.

Para entender la influencia de estos dos arietes, solo hay que repasar las estadísticas de la temporada pasada y de la actual, cuando los dos han coincidido en LaLiga. Desde entonces, Messi es el máximo goleador con una cifra solo al alcance de los elegidos (40) y Stuani el segundo mejor y el primer terrenal con unos números asombrosos (29). Willian José ocupa el octavo lugar en esta clasificación (18), con un tanto menos que Bale o a tres de Griezmann, por ejemplo.

Los números del brasileño han ido a más desde que fichó por la Real. En la temporada 2016/17 anotó 14 goles en 34 partidos (0,41 por encuentro); en la 17/18, 20 tantos en 40 choques (0,5) y esta campaña es el máximo goleador txuri-urdin con tres goles, a pesar de que solo ha podido disputar 315 minutos de juego repartidos en cinco partidos por aquella lesión que sufrió en Ipurua que le impidió jugar contra Barcelona, Huesca y Athletic y lo hizo mermado frente a Rayo y Valencia. Anotó en Villarreal, en Eibar de penalti y contra el Rayo.

El comienzo de temporada del uruguayo ha sido espectacular. Es el pichichi de la competición con ocho tantos, gracias en parte a los dobletes que logró en Montilivi contra Celta (3-2) y Eibar (2-3) y en el Camp Nou contra el Barcelona, que permitió a su equipo puntuar por primera vez en el estadio culé. Además, esos dos goles a Ter Stegen, convirtieron a 'Stu', tal y como le llaman sus compañeros, en el primer jugador del siglo XXI que logra anotar dos dobletes en el Bernabéu y en el estadio culé en un mismo año natural. Indiscutible para Eusebio, ha sido titular en siete de las ocho jornadas y solo comenzó desde el banquillo el partido contra el Real Madrid. El internacional charrúa promedia un gol cada 81,6minutos, únicamente superado por Ben Yedder (69,2). Su compañero en el Sevilla André Silva tiene el tercer mejor registro (102) y Willan José el cuarto (105).

El '12' txuri-urdin es un seguro para su equipo cuando juega como local y arroja unos números que llaman poderosamente la atención cuando lo hace delante de la afición blanquiazul. Hasta la fecha ha disputado 35 partidos en Anoeta, en los que ha marcado 21 goles, el último de ellos el empate a dos contra el conjunto vallecano tras un remate de cabeza dentro del área. Sus números en casa son el fiel reflejo del gran delantero que es. Mete un gol en su feudo cada 129 minutos. Los datos del '9' del Girona a domicilio también son llamativos. De los 29 tantos que ha firmado, 13 han sido lejos de Montilivi y han ayudado a su equipo a vencer en cinco ocasiones y empatar en cuatro. El Girona solo ha perdido en uno de los partidos que Stuani ha anotado como visitante. Fue en la visita al Santiago Bernabeú (6-2) la temporada pasada.

Ofertas europeas

Las actuaciones de los dos arietes no han pasado desapercibidas para grandes equipos europeos y ambos futbolistas desoyeron las ofertas que recibieron en verano para cambiar de aires. «Dos», como reconoció el propio Willian José y una del Marsella, en el caso de Stuani. Después de renovar hace poco más de dos semanas su contrato hasta 2024 (entonces tendrá 33 años) y establecer una cláusula de rescisión de 70 millones de euros, el de Porto Calvo mostró su intención de acabar su carrera en la Real. El charrúa negocia ahora una ampliación hasta 2021 de su vinculación con el club catalán.

La entidad de Anoeta desembolsó el verano de 2016 una cantidad cercana a los seis millones de euros al Maldonado uruguayo para hacerse con el 70% de los derechos federativos del delantero, que se había proclamado campeón del Sudamericano sub 20 en 2011 con la selección de Brasil en la que coincidió con futbolistas que ahora juegan en algunos de los clubes más potentes de Europa como Neymar, Lucas Moura, Danilo o Casemiro, entre otros.

El de Porto Alegre llegó a Europa de la mano del Real Madrid para jugar en el filial blanco. En 2014 firmó por el Zaragoza (38 partidos, 10 goles) y en 2015 lo hizo por el Las Palmas (34 encuentros, 10 tantos). Pero es en Donostia donde ha encontrado su lugar en el mundo del fútbol y donde mejor ha explotado sus cualidades, con una evolución constante que quiere mantener a las órdenes de Asier Garitano, después de las dos campañas anteriores bajo la dirección de Eusebio se destapara por su peso superlativo en el sistema del equipo realista, además de por aportar goles, porque por su capacidad para aguantar balones y distribuirlos es capaz de ofrecer soluciones en la construcción del juego.

A sus 32 años, Stuani vive en Girona una segunda juventud, a donde llegó procedente del Middlesbrough a cambio de 2,5 millones de euros. Intocable para Pablo Machín, la temporada pasada anotó 21 goles, el 45% de los que logró el equipo, y se quedó a uno de los 22 que marcó con el Albacete en Segunda A el curso 2009/10 y que fueron el pasaporte del delantero hacia Primera donde ha defendido los colores del Levante, Racing, Espanyol, aunque nunca con el rendimiento que está dando ahora.

Determinar si su estrella se adaptaría al sistema de Eusebio fue una de las incertidumbres que sobrevolaron Montilivi durante todo el verano. El club estaba dispuesto a escuchar ofertas y hacer caja por un jugador veterano que en Rusia disputó su segundo Mundial y difícilmente parecía poder volver a firmar una campaña como la anterior.

Probablemente, al final no ha sido Stuani quien se ha adaptado a Eusebio sino que ha ocurrido lo contrario. «Tener un delantero que con tan poco sea capaz de sacar tanto es un lujo», reconoció el técnico lasecano en la sala de prensa del Camp Nou.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos