Sorloth tendrá que asumir la responsabilidad en ataque ante la baja de Isak, en la imagen atendido por Barrera y Soroa en Anoeta. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La vida sin Isak es más difícil

El sueco no ha jugado seis jornadas de Liga desde julio de 2020 y el bagaje es de dos victorias, dos empates y dos derrotas

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Hay un punto de inflexión en la trayectoria de Isak en la Real, aquel partido copero en el Bernabéu en el que se dio a conocer con un doblete que valió el pase a las semifinales. Era febrero del año pasado. Un mes después llegó el confinamiento y el fútbol no regresó hasta junio. Para entonces su papel en el equipo había pasado de secunda