Los veteranos de la Real, ayer ante las instalaciones de Muguerza. / LUSA

Los veteranos de la Real volvieron a reunirse ayer en Donostia

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

Los veteranos de la Real volvieron a reunirse ayer en las instalaciones de Ascensores Muguerza, patrocinador del equipo, en el barrio donostiarra de Gros. Jugadores de las temporadas gloriosas de la Real y de otras más antiguas pero no menos importantes recordaron viejos tiempos aprovechando el centenario de Muguerza. Aquellos partidos de Atocha, la camaradería que reinaba en el vestuario, el águila disecada de Juan Mari Anza, la magia de Amadeo Labarta con la manguera, el ascenso de Puertollano, los entrenamientos en el hipódromo de Lasarte, los títulos de Liga y Copa. Algunos llegaron a conocer Zubieta. Otros, no. Todos forman parte de la historia de la Real.