Sergio Canales y Aritz Elustondo, con dos amigos en un barco. / Instagram

Real Sociedad

Vacaciones plenas, por fin, para los jugadores de la Real Sociedad

Los jugadores de la Real disfrutan del tiempo de asueto antes de volver al trabajo el 7 de julio en un verano sin grandes acontecimientos que interfieran la recuperación

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

Los jugadores de la Real Sociedad disfrutan de unas merecidas vacaciones después de completar con éxito otra temporada en la que han tenido que afrontar tres competiciones y que se ha resuelto con una nueva clasificación a Europa League, la tercera seguida. Los realistas aún tienen un mes por delante para disfrutar del descanso antes de regresar a los entrenamientos en Zubieta el 7 de julio. Será momento entonces de volver a calzarse las botas y sudar la gota gorda para llegar en las mejores condiciones al inicio de la Liga el fin de semana del 13 y 14 de agosto.

El hecho de que el Mundial se celebre este año entre los meses de noviembre y diciembre ha permitido que los futbolistas de todo el planeta vayan a tener un verano limpio, sin competiciones importantes que acorten el periodo estival. Esta vez la desconexión del fútbol podrá ser plena. Los clubes lo agradecerán y la Real no es una excepción.

En los últimos cinco veranos siempre ha habido al menos un integrante de la plantilla txuri-urdin que se haya incorporado más tarde que el resto de sus compañeros a la pretemporada al ser llamado a disputar una competición internacional entre los meses de junio y julio. Es la parte menos buena de contar con futbolistas de gran nivel. Estos son citados por sus respectivas selecciones y al final cuentan con menos tiempo de recuperación. Sucede a lo largo de la temporada y también en verano.

En la imagen superior, Rafinha disfruta las vacaciones con unos amigos. Abajo, Remiro posando con Portofino de fondo. A la derecha, Guevara con su pareja. / Instagram

El verano más ajetreado

Lo que ocurrió el año pasado es una buena muestra. El verano de 2021 estuvo cargado de eventos deportivos que no pudieron celebrarse un año antes por culpa de la pandemia. La Eurocopa y los Juegos Olímpicos, programados para el 2020, se disputaron finalmente el año pasado y las dos citas contaron con representación blanquiazul. Oyarzabal e Isak jugaron el campeonato continental con sus selecciones. El eibarrés lo hizo hasta el 6 de julio, fecha en la que España cayó derrotada en las semifinales del torneo contra Italia, mientras que el sueco abandonó el campeonato antes, el 19 de junio, tras caer en los octavos frente a Ucrania.

La eliminación de España, sin embargo, no significó el descanso para el jugador de la Real Sociedad. Una semana después de perder contra los italianos, el guipuzcoano se incorporó a la dinámica de la selección olímpica, que ya se encontraba concentrada para preparar los Juegos de Tokio desde el 1 de julio con dos realistas: Merino y Zubimendi. Los tres olímpicos llegaron hasta la final de la competición que tuvo lugar el 7 de agosto. La Real, mientras tanto, había arrancado la pretemporada el 8 de julio después y debutaba en Liga el 15 de agosto en el Camp Nou. Los tres jugadores volaron de Tokio hasta Donostia y, sin apenas tiempo de digerir el cambio horario, fueron titulares en Barcelona.

Hay que recordar también que Zubimendi había sido convocado meses antes por la selección sub21 de Luis de la Fuente para disputar la fase final de europeo que se celebró en Hungría y Eslovenia. Incluso después de ser apeado en las semifinales del torneo contra Portugal, el 3 de junio, volvió a ser reclamado para disputar un amistoso el 8 de junio contra Lituania debido al caso de positivo por Covid que hubo en la absoluta. Así, las vacaciones de Oyarzabal y Zubimendi se redujeron a la mínima expresión.

Arriba, la plantilla realista en la boda de Aritz Elustondo. Debajo, Illarramendi tras coronar el Mortirolo. A la derecha, Diego Rico ha trabajado durante sus vacaciones. / Instagram

La Liga más larga de la historia

Un año antes, en 2020, los aplazamientos de los grandes acontecimientos deportivos no se tradujeron en un mayor tiempo de descanso. La pandemia obligó a detener todas las competiciones en marzo y no se retomaron hasta junio. Esto hizo que la Liga más larga de la historia finalizara el 19 de julio. La Real empezó los entrenamientos para el curso 20/21 el 15 de agosto y la Liga arrancó el 12 de septiembre. No hubo respiro.

En 2019 fue el europeo sub21 el torneo que alargó el curso de Oyarzabal, Merino y Zubeldia. Los tres estuvieron en activo hasta el 30 de junio, fecha en la que lograron levantar el trofeo ante Alemania. El 2018 fue año de Mundial y hubo dos txuri-urdines que participaron en la cita de Rusia. Odriozola, con España, y Januzaj, con Bélgica. La aventura del donostiarra finalizó el 1 de julio, la del belga, trece días más tarde, el 14. Eso sí, ese mismo verano el canterano acabaría firmando con el Real Madrid.

Incluso si echamos la vista más atrás en el tiempo, al verano de 2017, encontramos a dos futbolistas de la Real jugando mientras el resto descansaba. Eran el incombustible Mikel Oyarzabal y Kevin Rodrigues, con España y Portugal, respectivamente en otro europeo sub21. Este año, por fin, la Real podrá respirar.