Los radicales de Suburbios Firm, en Anoeta. / tw

Real Sociedad Ultras del Betis y del Atlético de Madrid en el estadio de Anoeta

Varios usuarios de las redes sociales denunciaron este domingo que un grupo de individuos con estética ultra estuvo cantando el 'Cara al Sol' en el barrio de Amara en las horas previas al Real-Betis

EL DIARIO VASCO

El encuentro de Liga disputado este domingo en Donostia entre la Real Sociedad y el Betis contó en las gradas del Reale Arena con unos invitados inesperados. Al parecer, un grupo de radicales del Atlético de Madrid -los rojiblancos jugaron su partido en Cádiz el sábado, a 1.000 kilómetros de la capital guipuzcoana- estuvo en la zona visitante de Anoeta apoyando a los ultras del Real Betis, los Supporters Gol Sur.

El grupo de supuestos aficionados del Atlético de Madrid -llevaban una gran pancarta con el escudo del club madrileño- se hace llamar Suburbios Firm y es una escisión del Frente Atlético, conocido grupo 'de animación' con un amplio historial delictivo y con una ideología política de extrema derecha. En la cuenta de Twitter de este grupo de seguidores radicales -Suburbios Firm- se pueden ver varias publicaciones haciendo alusión a Adolf Hitler.

Muchas familias de socios txuri-urdin se quedaron perplejas al contemplar cómo camparon a sus anchas por la zona visitante. Ricardo Guerra, asesino de Aitor Zabaleta, era miembro del Frente Atlético cuando cometió aquel atroz crimen que destrozó el corazón de la familia de la Real Sociedad. Además, varios usuarios de las redes sociales denunciaron que un grupo de individuos con estética ultra estuvo cantando este domingo el 'Cara al Sol' -himno de la dictadura franquista- en el barrio de Amara en las horas previas al encuentro.

Miembros de Suburbios Firm han sido vistos en los últimos tiempos haciendo el característico saludo nazi -brazo extendido y en alto- en diversos actos multitudinarios, como en una manifestación neonazi que hubo en el barrio madrileño de Chueca hace un año contra el colectivo LGTBI.

Sin altercados violentos

Por fortuna, en esta ocasión no pasó nada que comprometiera la seguridad de los vecinos de la ciudad donostiarra. En los prolegómenos del partido, una veintena de aficionados del Betis fueron registrados por la Ertzaintza en las inmediaciones de la plaza Pío XII para evitar cualquier tipo de altercado entre ambas aficiones. Además, se desplegó un amplio dispositivo policial tanto antes, durante como después del encuentro tras lo sucedido el pasado 15 de abril cuando hubo que lamentar varios heridos por una pelea.