Golazos de zurdos

La Real no pasó apuros contra el Celta, controló todos los tiempos y ahora vienen tres partidos que no son sencillos, pero hay que ganar

Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

El miércoles vimos frente al Celta dos golazos. Es curioso, pero los dos fueron de jugadores zurdos. Hay una creencia, que dice que los zurdos tienen una capacidad espontánea para solucionar un problema haciendo uso de la imaginación más allá de la lógica pura, asociada a la creatividad y la inventiva. En el primer gol, cuando Oyarzabal hizo el control con el pecho, tomó una decisión rápida de pegar un zapatazo –nunca mejor dicho, porque tiene un 47 de pie–, que se coló por la escuadra izquierda. En el segundo, Januzaj partió desde el lado derecho y empezó a gambetear, como dicen los argentinos ahora que se habla tanto del River-Boca, quitándose contrarios, con una idea final, que no tenía que ser obligatoriamente esa, porque no olvidemos que este jugador es capaz de desbordar tanto por la derecha como por la izquierda. Pero hete aquí que los regates le salían hacia su izquierda, hasta que en el último momentos se separó un poco más hacia este mismo lado. Sin mirar, pero sabiendo en todo momento lo que quería hacer, decidió tirar a gol en el momento justo. Quiero decir que seguramente él mismo no sabía qué iba a hacer –por eso digo que a veces los zurdos en el último momento tienen esa imaginación especial– pero acertó al rematar en el momento oportuno, metiendo el balón en la otra escuadra de la portería del Celta.

Las individualidades tienen que estar siempre al servicio del equipo pero muchas veces estas acciones individuales marcan la diferencia. Curiosamente, en dos acciones anteriores, Januzaj no había tomado la mejor decisión, quizá porque pensó en exceso en una, en la que debió centrar cuando debía, pero optó por hacer un regate más y se perdió una posibilidad de gol. En la otra curiosamente fue al revés, por precipitación, ya que centró demasiado rápido cuando seguramente tenía que haber aguantado más el balón.

En cualquier caso, Januzaj metió un golazo, al igual que Oyarzabal. Hacía tiempo que no veíamos goles de este calibre en Anoeta y por eso es bueno destacarlo.

La Real no pasó ningún apuro, controló los tiempos del partido y en todo momento fue superior alCelta en todas las facetas del juego, tanto en defensa, en donde hay que destacar la aportación del chaval del Sanse; como en el centro del campo, en donde la dupla que a mí más me gusta –Illarra yZuru– funcionó; como en ataque, en donde marcaron la diferencia esos dos zarpazos de los que hemos hablado. Al final lo que decide es el juego colectivo y la Real se mostró en todo momento como un equipo muy compacto.

El valladolid, estrategia y defensa

Faltan tres partidos para llegar al parón de Navidad, en los que vamos a jugar contra Valladolid, Getafe y Alavés, que nos dirán en dónde queremos estar en esta Liga. Sabemos que estos partidos, por tradición, no son nada fáciles para la Real. En enero el calendario es duro, con ocho partidos, incluidos los cuatro de Copa, por eso hay que apretar ahora. No voy a decir que Valladolid, Getafe y Alavés no sean de nuestra Liga. No. Pero sí que son los partidos que hay que ganar. Como nos decía Ormaetxea en su día y ahora dice Simeone, hay que ir partido a partido, hay que centrarse en el siguiente partido. Y el que toca hoy es contra el Valladolid.

Este equipo ha demostrado que se está amoldando perfectamente a la categoría, con un entrenador al que conozco, que es bastante serio en todos los aspectos y que tiene muy bien trabajada la estrategia y la defensa. En esta Liga ya ha hecho bastante daño a balón parado.

 

Fotos

Vídeos