Tres puntos más de esperanza

Victoria bien peleada en Gasteiz de una Real afortunada en el gol y lastrada otra vez por las lesiones

Zaldua pugna por la posesión del balón con los alavesistas Ximo y Vigaray ayer sobre el césped de Mendizorrotza. /JOSÉ MARI LÓPEZ
Zaldua pugna por la posesión del balón con los alavesistas Ximo y Vigaray ayer sobre el césped de Mendizorrotza. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Segunda victoria consecutiva y 47 puntos a falta de dos partidos. Esto es lo mejor para una Real que a falta de dos jornadas para que concluya la Liga va a tener opciones de alcanzar ese séptimo puesto que, tres previas después, quizás demasiado, puede servir para alcanzar la Europa League. Dirán en Gasteiz que la Real no mereció ganar. No sé. Es verdad que, aunque estuvo dominada en algunas fases del partido, las ocasiones más francas fueron realistas, como la de Sangalli dentro del área pequeña, el tiro de Willian José que despejó Pacheco y un par de contragolpes muy mal finalizados.

Esta vez la Real supo sufrir y se defendió como gato panza arriba con un Rulli de nuevo estelar. Y no solo eso. Los de Imanol se tuvieron que reponer a tres lesiones durante el encuentro. Ayer cayeron Sangalli, Barrenetxea y Aritz, lo que obligó al técnico oriotarra a maniobrar sobre la marcha con lo que tenía. Imanol, esto sí que es noticia, apostó por repetir el once que ganó al Getafe en Anoeta. Temporada y media ha pasado desde la última vez que la Real jugó dos partidos con los mismos, una prueba más de lo mucho que han lastrado las lesiones a este equipo.

Las notas

Lo mejor.
Los tres puntos de ayer permiten a la Real seguir con opciones de ser séptima en la tabla
Lo peor.
De nuevo tres lesionados durante el partido, que obligaron a Imanol a maniobrar.
El dato.
Primera victoria fuera de la segunda vuelta, la anterior fue en el Bernabéu en enero.
La clave del partido.
Rulli estuvo sobresaliente y la defensa se manejó bien en el acoso alavesista.

A destacar que a Merino se le ve mejor de cuatro que más adelantado; que Zaldua es un jabato que echó de su banda a la mejor arma del Alavés, Jony; muy bien Héctor, cortando todo y dando pausa a la defensa y, como decía, sobresaliente Rulli. Por arriba. Por abajo. Y a media altura también.

Ayer, es verdad, la Real tuvo suerte al adelantarse con un autogol del Alavés. El tiro de Willian José no parecía llevar peligro, pero lo que demuestra es que, aunque sea de vez en cuando, hay que tirar de lejos. En propia puerta, pero el gol sirvió para sumar tres puntos y dar todavía más alicientes al partido del domingo contra el Real Madrid, porque de ganar a los blancos en Anoeta, algo asequible ahora mismo, la Real viajará al campo del Espanyol con opciones de ser séptima.

Juanmi, una ganga

La noticia de la semana ha sido el traspaso de Juanmi al Betis, por ocho millones que seguramente se convertirán en diez por los variables. Yo no lo veo. Vender a un jugador que te asegura diez goles por temporada a un equipo como el Betis por este precio me parece una ganga. Una cosa es que Juanmi se quiera ir porque, según dice, aquí juega poco. Me apostaría lo que fuera a que en el Betis va a jugar menos. Bastante menos incluso.

Su postura tampoco es la ideal, porque no verse con capacidad de hacerse con un hueco en el once no habla muy bien la confianza que tiene en sí mismo. Pero, en todo caso, diez millones, incluidos los objetivos, me parece una auténtica ganga para el club andaluz, que últimamente mira mucho a todo lo que se mueve en Anoeta, y eso que tiene un agujero económico importante.

Juanmi ha sido esclavo en la Real de ese inamovible 4-3-3 que necesita extremos, pero tiene lo más importante en el fútbol, el gol. Casi nada. Y por ese precio es un futbolista muy apetecible para cualquier club...