Baño de masas de Brais Méndez, Take Kubo y Mohamed-Ali Cho / LOBO altuna

Real Sociedad Los tres fichajes se dan un baño de masas

Cho, Brais y Kubo estuvieron más de una hora firmando autógrafos y sacándose fotos con la afición, eufórica

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO

La afición lo echaba mucho de menos. Si bien la pasada semana los hinchas de la Real pudieron disfrutar casi dos años después del primer entrenamiento abierto en Zubieta, este martes conocieron de cerca a los tres nuevos ídolos realistas. Mohamed-Ali Cho, Brais Méndez y Takefusa Kubo se dieron un baño de masas en la tienda oficial de la calle Elkano de San Sebastián, que se quedó pequeña para dar la bienvenida a los nuevos futbolistas. El acto comenzó a las 16.30 horas y no terminó hasta que la cola de personas, que por momentos llegó hasta la plaza Gipuzkoa, se quedó en nada. Niñas, niños y socios txuri-urdin de todas las edades hicieron cola para fotografiarse y conseguir autógrafos de Cho, Brais y Kubo, que culminaron con dolor de muñeca tras tanta firma.

Los tres fichajes también fueron acompañados por la plana mayor del club, que arropó a Kubo durante su presentación por la mañana y en el acto organizado por la tarde. El primero en llegar fue el propio japonés, acompañado por Jokin Aperribay, Roberto Olabe y Erik Bretos. Los más pequeños se volvieron locos para saludar al nipón. «¡Take, bienvenido!», gritaron los que llevaban más de una hora esperando. Brais y Cho fueron los siguientes en llegar a la tienda, que se quedó pequeña para recibir a las nuevas incorporaciones.

Lo más curioso del acto es que Jokin Aperribay estuvo un buen rato firmando autógrafos en una cartulina personalizada, como si fuera el mismísimo Oyarzabal. «Gracias por el equipo, presi», le gritó desde lejos un aficionado. El director de fútbol Roberto Olabe también fue aclamado como si fuera delantero centro de la Real. Esta vez un socio txuri-urdin se acercó hasta donde estaba el gasteiztarra para disfrazarse de periodista. «Rober, ¿y ahora a por Rafinha?». Olabe esbozó una media sonrisa, aunque no terminó de contestar a la pregunta del aficionado. «Creo que tenemos un buen equipo, pero si puede llegar Rafinha gratis y quizá un delantero centro cedido ya pondríamos la guinda al pastel», se imaginaba el socio.

Una hora para coger sitio

El primero en llegar a la tienda de la calle Elkano fue Eñaut Lete, un urretxuarra de 13 años que es socio de la Real desde el mismo día en el que nació. «La culpa es de sus padres», remarcaba bromeando la amona, abrumada ante tanta cámara. Ambos llegaron a eso de las 15.30 y se colocaron los primeros, aunque lamentaron hacer otro viaje en balde. «Al principio hemos leído en la web de la Real que el acto era en la tienda de Anoeta, pero al llegar allí nos han dicho que finalmente iba a ser en la tienda del Centro. Venimos los dos de Urretxu y tenemos ganas de ver a Kubo», apostillaba la amona.

Lete, por su parte, lucía con orgullo la camiseta con el 14 a la espalda y el nombre de Take. «Hemos llegado por la mañana a Donostia y cuando he visto en redes sociales a Kubo con el número 14 en el Palacio de Miramar no he dudado en ir a la tienda a comprarme la camiseta». El urretxuarra es precisamente extremo derecho en el Urola. «Me gusta porque juega en mi posición, aunque yo soy diestro y él es zurdo. Creo que hemos fichado a jugadores de muy buen nivel. Si Take Kubo estaba en el Madrid es por algo. Me gusta el disparo que tiene», desvela el joven aficionado, que a sus trece años tiene controlada a toda la plantilla de la Real Sociedad. Tanto a Lete como a su amona le han sorprendido la amabilidad de Kubo. «Nos ha saludado como si fuéramos amigos suyos, quizá es por la cultura japonesa», decía la amona. «En cuanto le he enseñado la camiseta con su nombre me ha sonreído, seguro que triunfa en la Real», asegura Eñaut, que puede fanfarronear con sus amigos y por Instagram de que es el primer aficionado de la Real que se ha sacado un selfie con el nipón, que ya vende camisetas en las dos tiendas oficiales del club.

«Me encanta su ambición»

En la cola, puesto que han llegado algo más tarde al disfrutar de la mañana soleada en La Concha, estaban Ane Mendizabal y sus dos hijos. Esta familia altzatarra ha disfrutado de un día perfecto. «Primero nos hemos acercado al Palacio Miramar, a la presentación, aunque había bastante gente y hemos visto a Kubo de lejos. Luego hemos ido al Juantxo para llevarnos unos bocadillos a La Concha hasta las cuatro. Nos hemos dado un último baño y justo hemos coincidido con Brais en la Plaza Gipuzkoa», relataba.

A esta socia txuri-urdin le han encantado las declaraciones de Take Kubo durante su presentación. «Hemos escuchado una parte de la rueda de prensa en la playa y nos ha asombrado las palabras de Kubo cuando ha dicho que por qué no vamos a ganar la Europa League. Esos son los jugadores que quiero en la Real, que sean humildes como parece que es Kubo, pero que tengan ganas e ilusión de hacer cosas grandes con la Real», apostillaba Ane. Su hijo mayor, Gorka, cree que la Real está formando un equipo como para terminar algo más arriba en Liga. «Tengo que reconocer que yo era muy de Januzaj, pero me gustaron el otro día los minutos de Cho. Le vi valiente en el amistoso. Kubo también me parece un gran fichaje. A ver si termina de explotar porque sabemos que tiene mucha calidad, lo ha demostrado en el Mallorca».

El pequeño de la familia, Aimar, no ha visto a su Real disputar partidos contra los mejores equipos de Europa. «Tengo once años y la verdad que me gustaría que la Real llegara a jugar la Champions League. También llegar lejos en la Copa». Es ahí cuando salta la ama. «¡Eso, eso! Que ya teníamos hotel y transporte para ir a Sevilla a la final, pero no pudo ser por la pandemia», lamentaba.

Así, entre firmas, fotos y saludos, terminó el maratoniano día de Kubo, que conocerá este miércoles por la mañana al resto de sus compañeros. «Ojalá la Real abra más entrenamientos, tenemos ganas de verles», culminaba Ane.