Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Toca vendetta en Mestalla

Después de que el Valencia se llevase los tres puntos de Anoeta, la Real debe aprovechar el cansancio de los chés tras la Copa

Toca vendetta en Mestalla
Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

La actualidad manda y toca centrarse en el partido que la Real disputa hoy en Mestalla. Un encuentro al que el Valencia llega con tan solo tres días de descanso. Imanol y los suyos deben aprovechar esta circunstancia, pero antes me gustaría pasar por encima de lo ocurrido hace unos cuantos días en Anoeta. La ocasión lo merece por los tres puntos conseguidos ante el eterno rival.

Y es que Imanol Alguacil recibió alguna que otra crítica tras las dos partes antagónicas que dispuso el pasado sábado sobre el césped de Anoeta. Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron realmente espléndidos, llenos de buenas intenciones por parte del conjunto blanquiazul. Me gustaron los tres hombres de arriba (Oyarzabal, Januzaj y Willian José), pero quisiera deshacerme en elogios con el gran partido que cuajaron los tres centrocampistas de la Real. Mikel Merino, David Zurutuza y Asier Illarramendi se llevaron mi sobresaliente en el derbi. El Athletic pagó con creces la pasividad con la que saltaron al campo en la primera mitad y se marcharon al vestuario con un 2-0 en contra. No dejo de pensar en esas críticas al técnico oriotarra por 'guardar los muebles' en la segunda parte. Lo hizo con gran criterio. 'Regaló' el esférico al Athletic sabedor de que el conjunto bilbaíno tiene serios problemas para crear peligro con el balón jugado. La Real apenas pasó apuros. Imanol no quiso prodigarse en exceso en ataque para no dejar huecos al Athletic y sus hombres sobre el verde lo aplicaron a la perfección. El partido estaba ganado y no había necesidad alguna de darle espacios al rival. Corramos un tupido velo -con un pequeño resquicio para echar una ojeada y acordarnos de vez en cuando de ese triunfo ante el Athletic- y centrémonos ya en el partido de hoy.

Como comentaba al principio del artículo, el Valencia solamente habrá tenido poco más de 72 horas para preparar el partido contra la Real. Frente al Betis, camiseta que vestí durante dos temporadas y de la que guardo un gratísimo recuerdo, el Valencia consiguió un empate que le sabe a victoria para el partido de vuelta en Mestalla, pero antes tiene la cita de mañana ante la Real y llegará con las piernas cargadas. El conjunto ché ha recuperado el 1-4-4-2 y tiene en sus hombres de arriba - Kevin Gameiro y Rodrigo Moreno- a sus mayores peligros. Sus dos delanteros tienen un olfato de gol tremendo y pondrán en serias complicaciones a la zaga realista. Tampoco quisiera olvidarme del faro que ilumina el juego de los valencianistas; Daniel Parejo, recientemente renovado hasta 2022. Se encuentra en un momento dulce y posee un golpeo de balón con su pie derecho al que habrá que prestar especial atención en los lanzamientos de esquina y en las faltas.

Siempre que jugábamos en Mestalla -de eso hace ya unas cuantas décadas- recuerdo que los primeros quince minutos resultaban imprescindibles para el devenir del partido. Cuando el Valencia se atasca, su afición se impacienta y comienza a abuchear a sus propios jugadores. Si la Real aguanta ese primer cuarto de hora con el marcador a cero o, en el mejor de los casos se adelanta, la escuadra blanquiazul tendrá muchas opciones de sacar algo positivo de Mestalla. Toca vendetta en Mestalla después de que el Valencia, en uno de sus peores momentos de la temporada, lograse llevarse los tres puntos de Anoeta en la jornada siete sin merecerlo.

Otro partidazo y otro derbi nos aguarda hoy en Anoeta. La Liga Iberdrola llega a Donostia para disfrutar de un interesantísimo Real-Athletic hoy a las 11.30 horas. Cada día disfruto más con el fútbol femenino, que desde hace ya unos cuantos años se encuentra en alza. Mucha suerte a Gonzalo Arconada y a sus jugadoras.

 

Fotos