Tareas pendientes

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

Se esperaba con ansia el balance de la temporada de alguno de los responsables de la Real Sociedad, más de dos semanas después del final de la Liga, con el poso amargo de quedar fuera de Europa. Por ello, era interesante escuchar ayer por fin una voz autorizada, en este caso la del director de fútbol, Roberto Olabe. Fue un formato extraño el elegido por el vitoriano, con medios escritos y sin imágenes. Pero al menos permitió profundizar. Quedó una cosa clara: esta próxima temporada, con el subidón del cierre por fin del nuevo Anoeta, el equipo debe aprovechar el impulso para intentar realizar una buena campaña. Se acabó la reconstrucción del campo y también la del equipo. Se podrá quedar fuera de Europa pero no puede permitirse la irregularidad mostrada este año.

Varias tareas pendientes tiene Olabe, más allá de los conceptos filosóficos expuestos ayer. Su apuesta por profundizar en el modelo de Zubieta es acertada, ya que esta misma temporada los jóvenes, como Aihen o Barrenetxea, han sido los que han elevado el ánimo y el juego en el tramo final, con Oyarzabal como gran bandera. Pero también Olabe tiene la tarea de acertar con los fichajes, ya que un club como la Real no puede permitirse el lujo de repetir errores como los de Theo y Sandro. Siguiendo con las cesiones, en este caso en sentido contrario, el club debe encontrar acomodo a los jóvenes que no tengan sitio en el equipo pero con un posible futuro. El caso de Bautista es paradigmático. El de Errenteria es un delantero con gol, pero este año se ha atascado. Lástima aquel gol que no metió al Levante tras una excelente jugada y que le habría dado la moral suficiente para el final de Liga.

Capítulo aparte, y ahí también metió el bisturí Olabe, es el de las lesiones. Quizás en el resto de equipos, donde uno no pone la lupa todos los días, se acumulan al cabo del año un montón de bajas. Pero lo de este año de la Real no se recuerda. Quizás la pretemporada con Asier Garitano fue dura y luego llegaron secuelas. Así que Imanol tiene también tarea, además de ajustar el sistema de juego, para que la enfermería esté más vacía.