Tampoco nos merecíamos más

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Tenía muy claro que el equipo que ganara en Cornellá iba a estar la próxima temporada en Europa. Así fue. Lo malo es que ganó el Espanyol y la Real Sociedad termina en novena posición. Seguramente la escuadra realista no ha merecido su pase continental. No ha sido regular. No ha funcionado bien en Anoeta y solo cuando todo parecía perdido, muy al final, y con un equipo muy distinto al que imaginábamos como titular, dio un paso adelante.

Empezando por lo primero, es decir el partido de ayer, los de Imanol tuvieron dos caras. Una hasta que encajaron el primer gol en una acción de mala fortuna, y otra después. Entre el segundo gol y los cambios, la Real dijo adiós a sus opciones de alcanzar la séptima plaza. Durante una hora estuvo bien plantado el equipo, dominando y llegando al área. Le costaba hacer ocasiones, pero llegaba. Desde que marcó el Sevilla, la Real Sociedad estaba a solo un gol de Europa. Y lo tuvo. Ya lo creo que lo tuvo. Barrenetxea hizo todo bien y le puso un balón de oro a Willian, pero el brasileño se comió el tanto que podía aupar a los de Imanol a la séptima posición. Un error impropio de un delantero centro de su calidad, que por cierto tiene que mirar muy bien el rendimiento que da lejos de Anoeta, porque creo que no esta al nivel que se espera, ni mucho menos. Y no es algo nuevo. Si en vez de Willian hubiera sido Sandro...Pero era Willian en una acción de gol sí o sí. Y repito. Hay que corregir su rendimiento fuera porque no es bueno.

Pero como les decía, el partido fue otro después. Coincidieron los cambios y el segundo gol. El centro del campo estaba jugando bien. Barrenetxea estaba jugando bien. Igor Zubeldia estaba jugando bien. Pero cambiamos todo de golpe y la Real se fue del partido. Imanol tenía razón. Iban a hacer falta por lo menos dos goles, pero es que no hicimos ninguno.

Los datos

Lo mejor
Barrenetxea fue el mejor en ataque. Los jóvenes son la esperanza para el futuro
Lo peor
Willian tuvo en sus botas el 0-1, pero falló de forma estrepitosa. Fuera no rinde igual
El dato
La novena plaza final es justa para una temporada irregular y deficiente en Anoeta
La clave del partido
La fallida apuesta por Garitano, el rendimiento de los dos cedidos y la plaga de lesiones

Errores que cuestan caro

Triste telón, por tanto, a una triste temporada, aderezada algo con la mejoría del final y salvada solo por el rendimiento de los jugadores de la cantera. La novena plaza es justa. No ha merecido más un equipo con muchos altibajos, sin regularidad y que ha fallado de forma estrepitosa en Anoeta. Solo han faltado tres puntos para llegar a Europa, nada mas que eso y ahora nos acordamos del gol del Eibar en el minuto 85, el del Levante en el 86, el del Villarreal en el 88... por hablar de los más recientes.

La apuesta fallida por Garitano, que no era el entrenador idóneo para el proyecto, según reconoció el propio Olabe, marcó notablemente la temporada porque en navidades la Real Sociedad estaba hundida. Con Imanol el equipo ha mejorado muchísimo y sus números son buenos, pero venir de abajo hacia arriba para llegar hasta Europa es muy complicado. Si no, que se lo digan al Athletic.

Las lesiones, por supuesto, han sido otro factor determinante. Y también el rendimiento de los cedidos. Menos mal que nos queda esa esperanza con los jóvenes de la cantera, esa banda izquierda con Aihen y Barrenetxea, por ejemplo... Y otros que vienen pegando fuerte. Pero novenos. No merecimos más.

Más sobre el Espanyol 2 - Real Sociedad 0