Umar Sadiq sonríe mientras se ejercita en una bicicleta en Zubieta. / Umar Sadiq Instagram

Real Sociedad La sonrisa de Umar Sadiq se vuelve a iluminar

El delantero nigeriano avanza en su proceso de recuperación y dos meses después de romperse la rodilla posa pedaleando en una bicicleta estática en Zubieta

A. ALGABA

La sonrisa de Umar Sadiq se quedó helada el pasado 11 de septiembre en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe. El rutilante fichaje de la Real Sociedad, encargado de cubrir la baja de Alexander Isak tras el traspaso de este al Newcastle por 70 millones, había arrancado con excelente pie su etapa como txuri-urdin, con un gol en el Reale Arena ante el Atlético de Madrid. Pero en ese encuentro ante el Getafe, pasado el minuto 35 en una acción defensiva un mal apoyo de la pierna derecha acabó en una grave lesión de rodilla. Dos meses después, su recuperación comienza a dar pasitos hacia adelante.

Este sábado el delantero nigeriano ha colgado en sus redes sociales una foto que ha llenado de ilusión a la parroquia realista. En ella, el espigado atancante aparece subido en una bicicleta estática y pedaleando, una señal inequívoca de que el proceso de recuperación marcha por buen camino. Parece que las muletas comienzan a dar paso a un ejercicio algo más intenso de la articulación, aunque Sadiq ya sabe que el proceso de recuperación es largo y será muy difícil que vuelva a los terrenos de juegos esta temporada.

Pero lo que está claro es que la sonrisa ha vuelto a la cara de Sadiq, que aprovechará el mes de Mundial para seguir dando pasos en esa recuperación y se sacrificará mientras sus compañeros se están tomando un merecido descanso hasta la vuelta a los entrenamientos el próximo día 2.

Sadiq, sonriente en la bicicleta estática. / Sadiq IG

Reconstrucción del ligamento

El delantero nigeriano fue operado hace dos meses, el 15 de septiembre, de la rotura del cruzado derecho. Se le reconstruyó el ligamento usando tendones de los músculos semitendinoso y recto interno, lo que se conoce como una ligamentoplastia, y la recuperación se calcula en torno a los nueve meses, por lo que tiene complicado jugar algún partido de esta temporada, y eso que la Liga concluye el 4 de junio. Muy justo va a andar atendiendo a las recientes experiencias vividas con Carlos Fernández y Oyarzabal.