Kubo procede a ejecutar un lanzamiento ante la presión de Akieme durante el partido de este domingo. / AFP

Seguimiento a... No solo Rubik tiene su Kubo

El japonés corre, presiona, desequilibra, asiste y también recibe golpes en una gran tarde para él que termina con risas en la entrevista pospartido

Iñigo Villamía
IÑIGO VILLAMÍA

Así como hay personas que solucionan en un periquete el famoso cubo de Rubik, existen otras como Kubo que en ese mismo tiempo son capaces de destruir por completo al equipo de Rubi. Porque este domingo sobre el césped del estadio de los Juegos Mediterráneos, el atacante japonés fue un incordio constante para sus rivales, que desde el minuto un

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores