Real Sociedad

Soldevila: «Estoy deseando verlo lleno el sábado»

Paola Soldevila posa en el césped del estadio de Anoeta, que visitó ayer por primera vez. / MICHELENA

Paola Soldevila, central de la Real Sociedad, cree que el jugador «se va a sentir más protegido por el público» en Anoeta

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Es salir por el nuevo túnel de vestuarios de Anoeta y Paola Soldevila camina directa al césped. Quiere pisarlo. No mira atrás. Lo acaricia con su zapatilla derecha y luego se pone de cuclillas para tocarlo. Todavía ni ha levantado la mirada a lo que le rodea. «¿Quién tiene un balón?», pregunta con una sonrisa pícara. «Lo que daría por jugar aquí...», susurra.

La jugadora de la Real Sociedad lleva el fútbol en la sangre. Nacida en el pueblo tarraconense de Porrera en 1996, continúa la saga futbolística de los Soldevila. Con el abuelo (Jaume), padre (Ramón) y hermano (Albert) dedicados al fútbol, Paola tenía claro el camino a seguir. «Llevo dando patadas a un balón desde que tengo uso de razón. No había otra salida», dice sonriente.

Normal que se muera, según confiesa, por tener la oportunidad de poder jugar en el nuevo Anoeta. «Tengo ganas de que llegue el sábado, de ver el campo lleno, pero también de que las chicas tengamos la posibilidad. El fútbol femenino no tiene freno y, antes o después, tiene que llegar que podamos jugar con continuidad en grandes estadios», reivindica.

«Tiene pinta de que la acústica va a ser mejor, así que los rivales no lo van a tener fácil»

Internacional en las categorías inferiores tras pasar por las filas del Reus (2011/12), Nástic (12/13) y Sant Gabriel (13/15), Soldevila cumple su tercera temporada en la Real, donde dice estar encantada. «Este año mantenemos el bloque, la dinámica es positiva, y estamos con ganas. Tenemos un grupo majo».

La Real Sociedad se estrenó con victoria por 2-3 el pasado domingo en el campo de la Granadilla en Tenerife. «Y menos mal porque nos pusimos 0-3 y...», resopla. Llegó a casa a la una de la mañana. Superado el susto, el balance del arranque de Liga no puede ser más positivo. «Los primeros partidos siempre son traicioneros, así que ganar fuera de casa, en un campo complicado como el de Granadilla en el que más de un equipo se va a dejar puntos, es una inyección moral para el equipo». La Real recibirá al Málaga el domingo que viene.

Imágenes espectaculares

«Va a ser un partidazo»

La víspera, ella y sus compañeras estarán animando al primer equipo masculino en Anoeta. O eso espera «porque todavía no sabemos si con el recorte de aforo que va a haber esta temporada -Anoeta se quedará en 28.000 asientos hasta que se construya la nueva tribuna norte, cuando ya tendrá un aforo de 39.500- vamos a poder mantener nuestros asientos» en la tribuna este baja. «Haremos lo que sea por venir al campo. Va a ser un partidazo». Soldevila sigue sobre el césped, esperando ese balón que no llega. «Esa grada -en alusión a la tribuna sur- es igual a Cornellá. Es tal cual; la estructura metálica del techo, los asientos azules...».

La perspectiva que se tiene desde el césped de las tres cuartas partes del campo remodeladas difiere mucho, a su juicio, de la que se tenía en el antiguo Anoeta. «No tiene nada que ver. Recuerdo el partido que jugamos ante el Athletic en mayo. Ese Anoeta era más abierto y éste ahora es más acogedor. El jugador se va a sentir más protegido, más resguardado, porque va a tener el público encima. Y tiene pinta de que la acústica va a ser mejor, así que cuando el público apriete los rivales no lo van a tener fácil. Estoy deseando verlo».

«Es difícil de explicar cómo se ha podido renovar el campo en tan poco tiempo»

Estudiante de IVEF, Soldevila va y viene a Vitoria a diario. Es una de tantas de su equipo que compagina el deporte con los estudios o el trabajo. «Hay otras compañeras que también estudian en Vitoria y tratamos de coordinarnos para ir juntas en coche algunas veces», apunta.

A Soldevila le asaltan las dudas cuando ve que todavía hay operarios rematando diferentes partes del campo. «¿Se llegará no? Tenemos césped, tenemos asientos, no tenemos las pistas de atletismo, pero...».

En el momento que recorremos el estadio con ella se está anclando la estructura de los dos banquillos y se rematan los espacios de la grada más próximos a los córners. En el exterior del estadio se sigue trabajando a contrarreloj para que los accesos a las gradas estén finalizados y el entorno, urbanizado. «El trabajo que se ha hecho en apenas cuatro meses es bestial. Es difícil de explicar cómo se ha podido renovar un campo de fútbol en tan poco tiempo. Parece mentira».

Soldevila pone rumbo otra vez al túnel de vestuarios de Anoeta. A ella también le gusta que la bocana de salida de los jugadores esté ahora integrada en la grada, cerca de los aficionados. Huele a pintura. Las paredes están desnudas. «¿Van a recuperar el color azul y blanco que tenía el túnel? Deberían porque no hay jugadora de la Real Sociedad que no se motive con los mensajes de ánimo que había en la paredes».

Más Anoeta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos