La Real Sociedad consigue tres puntos de oro en la batalla por Europa

efe

La Real Sociedad consigue tres puntos de oro en la batalla por Europa

Primero Sorloth y luego Le Normand certifican la remontada de la Real en el Martínez Valero

Jon Munarriz
JON MUNARRIZ

Sufrida, aunque merecida. Así ha sido la victoria de la Real Sociedad contra el Elche (1-2). Los de Imanol se hacen con una victoria de oro en plena batalla por los puestos europeos. La Real ha sabido aprovechar el empate del Villarreal y Athletic (1-1) para consolidarse en la sexta plaza en un partido que se puso cuesta arriba nada más empezar.

Lo cierto es que a la Real le costó entrar en el partido. Nada más echar a rodar el balón, en el minuto 3, Carrillo adelantó al Elche en el marcador en un despiste defensivo de la zaga guipuzcoana. Un jarro de agua fría que sirvió para despestar a los de Imanol. Fue ahí cuando cogió las riendas del partido. Parecía que el susto no dudaría más de diez minutos después de que el colegiado Cuadra Fernández pitara penalti del lado txuri-urdin. Isak se disponía a chutar, pero justo antes de golpear el balón hacía la 'paradinha' y el árbitro paró la jugada y amonestó al sueco. Desde 2010 la norma especifica que no se puede uno detener antes de golpear la pelota en una pena máxima y la Real desaprovechó una oportunidad de poner el empate. Pero anécdotas aparte, el cuadro blanquiazul recobró su sello de identidad, con mucho juego combinativo en el que Rafinha y, sobre todo, Silva brillaron con luz propia. El canario volvió a coger el timón del equipo y bombardeó con balones peligrosos a los delanteros para que estos trataran de batir a Badía.

Fue precisamente de sus botas de donde vinieron los dos pases de gol para la remontada. A la media hora de partido, el '21' txuri-urdin pone un balón lateral que aprovecha a la perfección Sorloth. El 'gigante noruego' le gana por arriba a su marca y bate a Edgar Badía. Un gol que no solo pone el empate en el que marcador sino que da pie a que la Real dispute sus mejores minutos del partido. Apenas 10 minutos después del empate, otra vez asistencia de Silva, Le Normand entra como un toro tras un saque de esquina y destroza la red defendida por Badía. Así certificó la Real su remontada en apenas diez minutos y con toda la segunda mitad por delante.

El descanso fue como cuando una película es interrumpida por los anuncios. Quince minutos de descanso para seguir viendo el mismo guion con el que acabó la primera mitad. La Real continuó teniendo el dominio del partido ante un Elche al que le costaba frenar los embites txuri-urdin. Sin embargo, ya cuando parecía que el empate era imposible, la salida de Silva y Rafinha descompusieron al equipo txuri-urdin. Con media hora todavía por delante, los de Imanol empezaron a ver cómo el dominio empezaba a desaparecer y llegaban las ocasiones ilicitanas. Era momento de sufrir. Sin embargo, si de algo puede presumir este año la Real es de la solidez defensiva. El equipo de Francisco lo intentó una y otra vez, pero la zaga blanquiazul echó el cerrojo para cerrar un partido que vale oro.