Sigue siendo competitiva

Pese a los cambios en la plantilla, esta renovada Real es valiente, tiene personalidad y ambición

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

De escucharse pitos en el Reale Arena a rompernos las manos. Del Omonia al Espanyol van tres días. Se ha pasado de denunciar que el equipo «no juega a nada», a lamentar que «no tenemos fondo de armario» y su juego es «previsible y lento», a una Real que va en cohete y juega como los ángeles. Incido en ello porque leo y escucho en tertulias

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores