Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Siempre me quedo con las cosas buenas

Alberto Górriz
ALBERTO GÓRRIZ

S iempre trato de quedarme con las cosas buenas que nos deja la Real en cada jornada. Ayer no pudimos llevarnos los tres puntos de Mestalla, pero creo que el empate es bueno teniendo en cuenta la gran dinámica en la que se encuentra el conjunto ché.

Fueron mejores los primeros cuarenta y cinco minutos del conjunto txuri-urdin. En el segundo acto, en cambio, tocó sufrir más de lo previsto. El Valencia se volcó en busca del primer gol del partido pero la defensa realista estuvo sobresaliente. Apenas concedió ocasiones a los locales y estuvieron rápidos y certeros en el corte. La salida de Rodrigo Moreno en la segunda mitad metió el miedo en el cuerpo a los realistas. El delantero internacional tuvo en su testa y en su pie izquierdo el 1-0, pero, por suerte para nosotros, no llegó a ambos balones por centímetros.

Nuestra principal baza en ataque ayer en Mestalla tenía nombre y apellido propio: Theo Hernández. El lateral marsellés es imparable siempre que se prodiga en ataque y los defensores solo son capaces de pararle cometiendo falta. Ayer forzó la mayoría de ellas él solito y no es ninguna sorpresa que sea uno de los jugadores de LaLiga que más faltas recibe en cada partido.

El sábado llega a Anoeta el Leganés, un equipo enrachado que está a dos puntos

Con solo 21 años Theo puede convertirse en uno de los mejores laterales izquierdos del planeta. Todavía le falta algo de pausa y temple para buscar la mejor opción siempre que se prodiga en ataque, pero que a su edad tenga ese desparpajo y atrevimiento es digno de destacar. Salvo sorpresa mayúscula, ocupará el puesto de lateral izquierdo en lo que resta de temporada, y eso que Aihen Muñoz ha rendido a las mil maravillas siempre que Imanol Alguacil le ha necesitado.

Aseguraba mi amigo y excompañero de equipo Roberto López Ufarte en la previa del partido que la Real debía aprovecharse del cansancio que el Valencia podría arrastrar tras el partido de Copa ante el Betis en el Villamarín. Yo también contaba con ello, pero no dio la sensación de que los de Marcelino estuviesen cansados, y eso que apenas hizo cambios en el once que saltó al césped. Quizás la Real contaba con que el Valencia se fuese desgastando con el paso de los minutos. De ahí que nos hiciésemos con la posesión en la primera parte, tratando de cansar a los locales. Pero en la segunda fueron ellos quienes llevaron el control del partido y quienes mejores ocasiones dispusieron para llevarse los tres puntos. Rulli estuvo inspirado siempre que lo necesitó su equipo, salvo en esos balones aéreos en los que debe mejorar para convertirse en un portero de primer nivel.

Dos noticias positivas nos quedan después de esta jornada. La Real continúa metida de lleno en la lucha por los puestos europeos e Imanol Alguacil todavía no sabe lo que es perder en esta segunda etapa como técnico txuri-urdin.

Por otro lado, también hay cosas negativas, aunque siempre prefiero hablar de lo positivo. Zurutuza es un jugador diferente y el equipo lo acusa siempre que el debarra no juega. Es desequilibrante y rompe caderas de los rivales con su regate y sus pases. Cuando él no está, sus compañeros lo notan. Ayer esa tarea estaba encomendada a Merino, que pese a llegar a Mestalla en una buena dinámica, no tuvo su tarde. Como tampoco la tuvieron Mikel Oyarzabal o el propio Willian José.

El próximo fin de semana llega a Anoeta el Leganés, que ayer le metió tres goles al Betis. Viene en una línea ascendente y estoy seguro que el conjunto de Mauricio Pellegrino no nos pondrá las cosas nada sencillas. Será una nueva oportunidad para asaltar los puestos europeos de una vez por todas.

Más

 

Fotos