Siempre hay algo que aprender

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

El presidente Jokin Aperribay ya tiene lo que quería. El regreso de Xabi Alonso era algo que venía persiguiendo desde hace mucho. Después de rescatar a un club al borde del abismo en lo económico y conseguir la remodelación de Anoeta, era lo que más deseaba más allá de cualquier fichaje o renovación. Y por fin lo ha conseguido. La emoción que tenía ayer al presentar a Xabi Alonso no era forzada. Para Aperribay el día de ayer ha sido uno de los más emocionantes en su mandato en la Real. Gana él (su consejo de administración) porque después de muchas reuniones y llamadas de teléfono ha logrado lo que quería, pero sobre todo gana la Real porque el regreso de Xabi Alonso trasciende el resultado que pueda obtener en el Sanse, en el que a decir verdad no lo va a tener fácil en su primera temporada porque son muchos los jugadores que han subido al primer equipo en el último año y la plantilla que va a tener es muy joven.

Tiempo habrá de conocer en profundidad qué quiere para el filial, pero ayer, en su presentación, Xabi Alonso ya dejó alguna pincelada. De las muchas frases que dejó, me gusto cuando dijo que la «formación no acaba nunca». Ese ha sido, a mi juicio, uno de los errores de la Real en los últimos años a la hora de poder dar continuidad a los jugadores de la cantera en el primer equipo. Se ha mal entendido que un jugador no tenía más que aprender cuando alcanzaba el primer equipo. Muchos se han quedado por el camino porque la competición les ha puesto en su sitio al llegar a Primera, pero en Zubieta se ha perdido talento por el camino porque la formación de algunos jugadores no ha evolucionado al llegar arriba. Entre que esos jugadores no tenían minutos el fin de semana y entre semana no se hacía un trabajo específico con ellos, más de uno ha visto su carrera terminada cuando todavía no había empezado. Se ha entendido que su aprendizaje había acabado. Así que esa frase de un jugador que lo ha ganado todo puede resumir bien el espíritu con el que se presenta en Zubieta y puede servir de lección para muchos canteranos. Ojalá la nueva estructura ideada por Olabe, a la que suma Xabi Alonso, apueste por esa formación sin fecha de caducidad.