David Silva, durante el partido del jueves en Old Trafford. / REUTERS

Real Sociedad Séptima vez que el mago puede con los diablos rojos

David Silva volvió a ganar, esta vez con la camiseta de la Real, al United en Old Trafford, uno de los campos donde más veces ha sonreído

Raúl Melero
RAÚL MELERO

La Real Sociedad nunca camina sola. Y menos en Mánchester. Las mil gargantas de los aficionados que presenciaron el triunfo en el Teatro de los Sueños se hicieron notar a pesar de estar en absoluta minoría respecto a los fieles de Old Trafford. Además, calle abajo, los hinchas del Manchester City, se frotaban las manos con la victoria realista. David Silva tiene mucha culpa de esto. Las once temporadas que el canario pasó con la camiseta 'citizen' tienen su peso y es uno de los jugadores más queridos entre los seguidores del club celeste. De hecho, Silva tiene una estatua en las inmediaciones del Etihad Stadium, más concretamente en la tribuna este del feudo 'citizen'. El escultor escocés Andy Scott fue el autor de la escultura, realizada con miles de piezas soldadas de acero galvanizado. Seguro que desde fuera del Etihad, y a pesar de las cuatro millas y media de distancia que hay entre ambos campos, en Old Trafford se notó la fuerza que llegaba del archienemigo de los diablos rojos.

Por si esto fuera poco, otro de los enemigos del United, el Liverpool, también tiene su ligazón con el club blanquiazul. John Aldridge, el inolvidable delantero que defendió la camisola blanquiazul durante dos campañas, quiso felicitar a la Real a través de sus redes sociales: «Aupa la Real. Mi gusto mucho amigos», escribió Aldridge en su 'spanglish', decorado con varios emoticonos de sonrisa y de aplausos.

Aquel 1-6...

Pero volvamos a Silva. Un jugador que logró el pasado jueves su séptima victoria en el feudo del United. Por supuesto que la mayoría de esos triunfos fueron en el derbi de Mánchester, una vez que el político emiratí Sheikh Mansour destinara parte de su fortuna a construir uno de los equipos más potentes de Europa. Llegó, entre otros, Silva y el canario ha profanado siete veces ya, la última defendiendo el escudo txuri-urdin, el feudo de los diablos rojos. Especialmente recordado fue el triunfo por 1-6, conseguido por el City en la temporada 2011/12, con gol y asistencia del jugador canario.

David Silva ha sido titular en todos los partidos esta temporada y ha encontrado en el rombo de Imanol su hábitat perfecto

La mayor goleada conseguida por los 'sky blues' en Old Trafford, igualando una goleada que se logró en 1926, hace casi cien años. Durante el periodo que Silva pasó en el Etihad Stadium, consiguió catorce títulos y el viento viró en Mánchester: el equipo todopoderoso no era el United sino el City.

Silva ha sido titular en todos los partidos que ha disputado la Real. Con eso está casi todo dicho del nivel físico que presenta el canario a sus 37 años, su implicación para el equipo y los kilopondios de fútbol que atesora en sus botas. No es que Silva salga de titular, es que en muchas fases de los encuentros ha sido el mejor. Como le destacó Imanol en el partido ante el Barcelona.

Silva es bueno en todos los sitios y en cualquier sistema, pero parece que en ese hábitat que ha dibujado Imanol con el rombo, acompañado de Zubimendi, Merino y Brais, el campeón el Mundo en 2010 se encuentra como pez en el agua. Muchas veces es el primero en presionar al rival, no teme meter la pierna y cuando le llega el balón, parece que el tiempo se para. Un jugador capital en esta Real que sigue con hambre de títulos.