Sanse

El Sanse rasca un punto

El Sanse rasca un punto
Jose Ignacio Unanue

El Sanse ha conseguido empatar el partido en el segundo tiempo, con un gol de Thior

R.M.B.
R.M.B.

El Sanse empató ante el Gernika en el minuto 86 de partido y acumula cuatro jornadas sin conocer el triunfo. Por lo menos esta vez los pupilos de Aitor Zulaika no se fueron de vacío y opositaron a un empate que al final salió de las botas de Thior, que conectó un voleón ante el que nada pudo hacer Carrio, portero del conjunto vizcaíno.

El Sanse mereció el triunfo, solo porque puso más empeño que su rival a la hora de hacer el gol. Pero unas veces el portero y otras la falta de clarividencia en el último pase, les privaron de obtener el botín entero. Mención aparte merece la exhibición de Álex Sola. El donostiarra está absolutamente preparado para rendir en la máxima categoría, ya lo ha demostrado, pero ayer se echó al equipo a la espalda.Sus cabalgadas con el balón pegado al pie deben ser grabadas y mostrarlas a los más pequeños a modo de clínic.

Los potrillos empezaron con tontera. Parecía un partido veraniego, de 30 grados a la sombra, con viento sur en el que cuesta arrancar.Y los chicos de Zulaika dieron esa imagen al inicio del choque.

Sin hacer nada del otro mundo el Gernika metió al Sanse en su área. La sala de máquinas no funcionaba y el tándem Zubimendi-Gorostidi tan solo podía achicar balones. No agarraban el cuero en sus botas para repartir juego a las veloces alas blanquiazules: Thior y Djouahra.

Llegó el primer aviso vizcaíno en una acción de Parra y minutos después Santamaría trató de sorprender a Zubiaurre pero su disparo lejano salió desviado.

Jarro de agua fría

Los de Zulaika se quitaron la presión de encima, gracias a las botas y sobre todo pulmones de Álex Sola. El lateral comenzó su recital con dos carrerones por su banda que se llevaron la ovación del público. Una fue para oxigenar el dominio del Gernika y otras tras un robo en zona peligrosa. El donostiarra emuló a Carlos Martínez y su 'expreso de Lodosa'. Sola había cogido el Transiberiano, que le llevaba desde su propia área, hasta la del rival. Sin embargo, elSanse no pudo sacar provecho de la superioridad de Sola y pronto tuvo que remar a contracorriente. Con lo que eso supone.

El 0-1 llegó en un saque de banda a favor de los realistas cerca del pico del área grande, por su flanco derecho. No acertaron a jugar la bola, el Gernika robó y el balón le llegó franco a Gandiaga que batió de tiro cruzado a Zubiaurre sin que pudiera hacer nada. Prosiguió el dominio blanquiazul que no se traducía en remates claros. Tan solo uno de Zubimendi que mandó desviado.

En la segunda mitad los potrillos tomaron la manija del choque y los acercamientos a la portería de Carrio afloraron.Thior tuvo una clarísima aprovechando un pase al hueco. Su derechazo tuvo una fantástica respuesta del meta vizcaíno, que desvió el cuero a córner. Roberto López tuvo una falta que atrapó el portero antes de que llegara el tanto del empate. Un voleón de Thior hizo estéril la estirada de Carrio.

La fiesta hubiera sido completa si un jugadón de Sola hubiese encontrado algún compañero para el remate.El donostiarra se fue hasta la línea de fondo casi desde su propio campo sorteando todos los rivales que salían a su paso. La guinda a una actuación de bandera. Una lástima, ya que no hubo tiempo para más.