Real Sociedad

Sangalli ya está en casa y no hay plazo para su vuelta a la actividad

Bautista y Oyarzabal abrazan a Sangalli tras marcar éste el gol en San Mamés./J.M. LÓPEZ
Bautista y Oyarzabal abrazan a Sangalli tras marcar éste el gol en San Mamés. / J.M. LÓPEZ

La Real Sociedad no descarta realizar más exámenes clínicos y entonces tomará «decisiones terapéuticas de carácter más definitivo». Sangalli no tiene síntomas ni signos de afectación neurológica y en dos o tres semanas conocerá el resultado de las pruebas médicas

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Luca Sangalli (San Sebastián, 1995) ya está en casa. El jugador de la Real Sociedad recibió el alta ayer a mediodía apenas 48 horas después de ingresar en el Hospital de San Sebastián a causa de un ictus isquémico sufrido en la mañana del miércoles cuando estaba realizando un examen del máster de Ingeniería Industrial que cursa.

Sangalli descansa en su domicilio, su pronóstico es «bueno», según reza el parte médico ofrecido por el club, pero su regreso a la actividad no tiene fecha. Por el momento puede desarrollar «una vida tranquila», aunque sin esfuerzos de tipo físico.

El jugador se ha recuperado bien del susto morrocotudo que ha sufrido. Su corta edad, 23 años, y lo rápido que se actuó desde los primeros síntomas hasta que fue atendido por los servicios sanitarios son dos factores que han ayudado a que Sangalli haya salido tan pronto del hospital por su propio pie.

El parte médico ofrecido por el club detalla que Sangalli se encuentra bien, «sin síntomas ni signos de afectación neurológica». Las primeras pruebas a las que ha sido sometido han confirmado que su cuerpo ha absorbido el pequeño trombo que le originó el ictus, pero, todavía está pendiente de conocer los resultados de las pruebas complementarias que se le han realizado. No será hasta dentro de dos o tres semanas, según aclara la Real Sociedad en su comunicado, cuando se conozca qué ha podido causar el ictus y cuál es el tratamiento a seguir. «En función de dichos resultados, se pedirán (o no) más pruebas y se tomarán decisiones terapéuticas de carácter más definitivo».

A la espera de que saber cuáles son los siguientes pasos a seguir, Sangalli deberá guardar reposo y por tanto no podrá realizar ningún tipo de esfuerzo físico. Tampoco podrá jugar a fútbol, por el momento. Es una incógnita si podrá volver a hacerlo.

En cualquier caso que esté en casa apenas 48 horas después de ser evacuado en ambulancia solo puede considerarse positivo.

Parte médico

Servicio Médico Real Sociedad de Fútbol, SAD
Luca Sangalli sufrió un ictus isquémico leve el día 31-10-2018. Está siendo atendido en la Unidad de Ictus del Hospital Universitario Donostia. El pronóstico es bueno. Actualmente se encuentra bien (sin síntomas ni signos de afectación neurológica) y ya ha recibido el alta hospitalaria. Está pendiente de que se conozcan los resultados de las pruebas complementarias que se le han realizado, algo que puede llevar entre 2-3 semanas. En función de dichos resultados, se pedirán (o no) más pruebas y se tomarán decisiones terapéuticas de carácter más definitivo. De momento, puede desarrollar una vida «tranquila» (normal, pero sin esfuerzos de tipo físico) y no hay plazos para volver a realizar su actividad habitual.

Sangalli está animado, según aseguran sus allegados. Está agradecido por los gestos de apoyo que ha recibido desde el primer momento y también por la dedicatoria que le brindaron sus compañeros en el partido de Copa, el pasado jueves en Vigo, cuando Juanmi corrió en la celebración del gol al banquillo para coger una camiseta con el nombre de Sangalli.

Clubes de Primera y Segunda División, jugadores de diferentes equipos y aficionados anónimos han trasladado sus mejores deseos al jugador de la Real Sociedad, casi siempre a través de las redes sociales, y también en público. Su caso ha sido muy sonado en el fútbol y en otros deportes.

Sin ir más lejos, en el partido que la Real jugó en Balaídos, el Celta proyectó una imagen del jugador en el videomarcador con el lema 'Ánimo Luca' y un grupo de aficionados desplegó una pancarta en la que se podía leer 'Ánimo Luca, Eutsi gogor', más el número 23 correspondiente a su dorsal.

Aplauso en el minuto 23

Precisamente ese 23 pretende ser la excusa para que mañana Anoeta brinde un caluroso aplauso al jugador en ese minuto del partido que la Real Sociedad jugará en Anoeta ante el Sevilla. La iniciativa, como otras muchas, ha nacido en las redes sociales y está cogiendo fuerza en las últimas horas. Parece que ha calado y que la grada Aitor Zabaleta impulsará este reconocimiento.

Sangalli es probable que tenga que seguir el partido por televisión porque los médicos le han recomendado que esté tranquilo en su domicilio al menos en los primeros días. Acompañado de sus padres en todo momento, el jugador debe guardar reposo y evitar cualquier actividad que le pueda alterar. Es probable que todavía tenga que someterse a una pequeña intervención y la recomendación es que esté tranquilo.

El jugador de balonmano del Bidasoa, Adrián Crowley, por ejemplo, sufrió un ictus el pasado 7 de septiembre y es ahora cuando empieza a hacer algo de gimnasia y ejercico en bicicleta estática.

La Real Sociedad ha querido darle espacio al jugador y ni siquiera ha enviado un mensaje del jugador a través de sus medios. Tampoco ha remitido una fotografía de Sangalli fuera del hospital. No se descarta que lo pueda hacer en los próximos días.

En el club respiran aliviados porque el susto ha sido grande. Y no ha ido a más. Sangalli no ha perdido la consciencia en ningún momento, se ha comunicado con sus allegados sin problema ninguno y tampoco ha perdido el apetito. El vestuario está deseando encontrarse con él.

Sangalli ha encajado bien en el primer equipo de la Real. Se ha ganado el corazón de sus compañeros y también de los aficionados por su entrega y pundonor. Educado, tímido y buen estudiante, el donostiarra se estrena esta temporada en Primera. Siempre generoso fuera y dentro del campo, ha jugado seis encuentros esta temporada. Fue en San Mamés, el pasado 5 de octubre, donde se dio a conocer fuera de Gipuzkoa con una sobresaliente actuación culminada con un gol. Su último partido lo jugó el pasado día 27 de octubre en el Wanda, donde recibió un fortísimo golpe en la cabeza por parte del atlético Savic.

Hace no mucho, en vísperas de que inaugurara el nuevo Anoeta, Sangalli recordaba lo que supone para él alcanzar el primer equipo de la Real Sociedad. «Es el sueño de todo guipuzcoano y yo lo estoy cumpliendo», aseguraba. «Siempre piensas en que ese día va a llegar -en alusión a su estreno en Primera-, en el Sanse se trabaja para eso, pero si me lo dicen hace poco...».

Sangalli es uno de esos chavales de la cantera de la Real que ejerció de recogepelotas en Anoeta cuando jugaba en las categorías inferiores y años después ha visto cumplido el sueño de todo chaval guipuzcoano que empieza a dar patadas al balón. «Éramos todos socios en la familia, pero yo siempre trataba de buscarme un sitio para ser recogepelotas. En Segunda no fallaba en ningún partido. Procuraba situarse cerca del banquillo de la Real porque al acabar los partidos había más posibilidades de llevarse a casa alguna de las camisetas de los jugadores».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos