Real Sociedad

«Sangalli se comunica sin problemas y tiene mucho apetito»

Luca Sangalli encabeza el grupo de jugadores de la Real en un entrenamiento en Anoeta./LOBO ALTUNA
Luca Sangalli encabeza el grupo de jugadores de la Real en un entrenamiento en Anoeta. / LOBO ALTUNA

Evoluciona bien y hoy podría abandonar la Unidad de Ictus tras someterse a diferentes pruebas

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Luca Sangalli (San Sebastián, 1995) se recupera favorablemente del ictus leve que sufrió en la mañana del miércoles. Sin llegar a perder la consciencia en ningún momento, el jugador será sometido hoy a nuevas pruebas médicas para tratar de esclarecer las causas que han originado el accidente cerebrovascular y los efectos que este pudiera haberle originado. Y, si no hay complicaciones como se espera, podría abandonar hoy la Unidad de Ictus.

Hasta que se conozcan los resultados definitivos es un ejercicio de riesgo determinar qué tiempo va a estar de baja. En el peor de los casos, podría tener que dejar el fútbol de élite. este es un escenario que por el momento nadie ve en la Real y su entorno. Todas las hipótesis están abiertas.

Fuentes médicas consultadas por este periódico, apuntan, sin tener la posibilidad de acceder al examen médico del jugador, que Sangalli podría seguir jugando en la Real si todo queda en un ictus leve, como recogía el primer parte médico ofrecido por el club en la tarde del miércoles.

Su juventud, 23 años, es un factor favorable en la recuperación del sistema nervioso REHABILITACIÓN

El tratamiento lo establecerán las pruebas médicas. No hay fecha de vuelta a la actividad REGRESO AL FÚTBOL

La juventud del jugador, 23 años, invita a pensar que la recuperación en casos como este es satisfactoria -«la edad es un factor favorable en cuanto a la recuperación del sistema nerviosos», apuntan las mismas fuentes médicas-, pero cualquier diagnóstico exacto solo llegará en el momento que se conozcan los resultados de las pruebas a las que va a ser sometido desde hoy en la Unidad de Ictus del Hospital Donostia, en el que está ingresado desde la mañana del miércoles, cuando empezó a sentirse mareado en el transcurso de un examen universitario que estaba realizando en la facultad que Mondragon Unibertsitatea tiene en Hernani.

En la Real y en el entorno del jugador quieren ser optimistas porque ven que Sangalli ha estado consciente en todo momento, «se comunica sin problema alguno y ayer amaneció con mucho apetito tras pasar su primera noche en el hospital».

La rapidez con la que se actuó es otro de los factores que permiten ver la botella medio llena. Sangalli telefoneó al médico del club desde la facultad porque el frío que tenía metido en el cuerpo no era normal y su visión era borrosa. Era pronto, las 6.30 horas, cuando estaba haciendo el examen correspondiente al máster de Ingeniería Industrial que cursa y no había desayunado. Había sido citado a esa hora para poder entrenarse después con sus compañeros en Zubieta.

Sangalli describió sus sensaciones al médico del primer equipo, este no dudó y solicitó una ambulancia. Una vez examinado in situ por los servicios sanitarios fue evacuado en pocos minutos al hospital.

En casos como este y por regla general, cuando a priori el daño es leve y no severo, el plazo de recuperación debería ser corto. Puede que hoy mismo Sangalli abandone la Unidad de Ictus del Hospital Donostia, considerada una de las mejores del mundo. «El pronóstico y el tratamiento lo marcará las pruebas a las que sea sometido. Ahí se descifrará si tiene antecedentes, si es consecuencia de un problema cardiaco, si es por una malformación o por otras causas», apunta un prestigioso neurólogo.

Se le practica un cateterismo

El jugador está acompañado por sus padres y ha podido hablar por teléfono con su hermano Marco, también futbolista profesional, en el Arcorcón de Segunda División. Todos los mensajes a las gentes de su entorno van en el mismo sentido: Luca está bien, el susto ha sido morrocotudo y a partir de ahora habrá que ver cómo evoluciona.

Se sabe que el ictus es una lesión que se produce en una parte del cerebro al interrumpirse la irrigación sanguínea, que las estadísticas dicen que el 85% de los casos obedece a una obstrucción (isquemia o infarto) y que en el 15% restante, a la rotura de un vaso (hemorragia o derrame). Y es eso lo que se va a tratar de determinar en las diferentes pruebas a las que va a ser sometido. Es fácil que a Sangalli se le practique un cateterismo para valorar la anatomía del corazón y de las arterias coronarias, así como para estudiar la función del corazón, y a partir de ahí se seguirán adoptando otras medidas.

En la Real no hay ninguna prisa como es obvio. Se le va a esperar todo el tiempo que haga falta. Sangalli es un jugador disciplinado, buen compañero y al que se le tiene especial cariño en las dependencias de Zubieta. Desde que salió del club SANSE e ingresó en la Real, ha pasado por todas las categorías hasta alcanzar el primer equipo esta temporada.

Siempre generoso en cada partido, Sangalli ha jugado seis encuentros esta temporada. Fue en San Mamés, el pasado 5 de octubre, donde se dio a conocer fuera de Gipuzkoa con una sobresaliente actuación culminada con un gol. Su último partido lo jugó el pasado día 27 de octubre en el Wanda, donde recibió un fortísimo golpe en la cabeza por parte del atlético Savic.

Más sobre la Real

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos