Real Sociedad

Gerónimo Rulli: «Trabajaré para convertir los pitos del público en aplausos»

Rulli se dispone a blocar el balón en un entrenamiento en Zubieta./J.M. LÓPEZ
Rulli se dispone a blocar el balón en un entrenamiento en Zubieta. / J.M. LÓPEZ

Rulli insiste en que el rayista Medrán le hizo falta en la jugada que acabó en gol aunque «ya no vale de nada». Su objetivo es «darle la primera alegría en Anoeta al aficionado»

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Los focos volvieron a apuntarle a él por un error cometido en el empate ante el Rayo. Gerónimo Rulli (La Plata, 1992) fue a atrapar un centro lateral desde la derecha ante el Rayo, un centro en apariencia sencillo para él, que se complicó y acabó dentro de la portería. Era el empate a uno y el inicio de una dura noche para él, pero el portero no se esconde y se muestra seguro de poder revertir la situación. Rulli protestó al considerar que Medrán le hace falta cuando se dirigía a por el balón, una acción que no fue revisada por el árbitro.

- ¿Sigue pensando que Medrán comete falta sobre usted?

- Desde el momento en el que se produce la jugada sé lo que había sucedido y tras ver la repetición no me queda ninguna duda. El rival buscó desestabilizarme, lo consiguió y luego llegó mi error.

- ¿Cómo fue la jugada?

- Es una acción rápida, en la que la pelota va hacia arriba tras golpear a Elus. La miro y antes de agarrarla siento un contacto de un delantero, que en televisión se ve claramente que no va a disputar la pelota. Me pega con el codo en mi brazo y me desestabiliza lo suficiente para que yo pierda un poco el recorrido del balón y terminé sucediendo lo que sucedió.

- ¿El césped mojado pudo haber jugado en su contra en esa acción?

- El césped suele estar siempre cortito, mojado. Los días de noche, con brisa, siempre está muy resbaladizo y muy patinoso, pero ya estamos acostumbrados a jugar así, así que nada, son circunstancias del partido.

- La teoría dice que el portero tiene que ir por alto a ese balón y usted lo trata de coger abajo.

- Probablemente es lo que debía hacer, pero el golpe me desestabiliza.

- Es lo que reclamó al árbitro.

- El árbitro decidió que esa acción no había sido para cobrar falta, que era interpretación de él, y solo queda aceptar las consecuencias.

- Y mire que consultó el VAR...

- Nunca me ha gustado que el juego se pare o que alguien de dentro o fuera te diga que has hecho algo mal, pero es la ley del fútbol. Antes, cuando no había VAR, fuimos perjudicados o favorecidos y ahora se ha terminado el debate. Se ha perdido la esencia del deporte, pero han decidido que sea así y no queda otra que aceptar el VAR.

- ¿Qué lectura hace del partido?

- A partir del gol se nos hizo muy cuesta arriba. Con el 1-0 tuvimos una clara ocasión de ponernos 2-0, pero en pocos minutos nos dieron la vuelta. En el segundo tiempo volcamos el campo para el lado de ellos, conseguimos el empate y después buscamos por todos los medios tratar de conseguir la victoria pero no se pudo. Nos quedó un sabor amargo porque veníamos de sumar tres en Huesca y queríamos darle continuidad ante el Rayo.

- ¿Cuánto duelen los pitos recibidos? ¿Son justos?

- Primero hubo pitos, pero luego también aplausos. No gustan a nadie, pero me quedo con la gente que en todo momento me aplaudió y me apoyó, en todo tipo de circunstancias. A quien me pita lo único que le puedo decir es que voy a trabajar al máximo, voy a dejar todo de mi parte para cambiar esos pitos por aplausos.

- Recuerdo que Willian José se quedó esperándole a usted en el túnel de vestuarios en el descanso después de haber recibido ya los primeros pitos y luego los aficionados de la grada Aitor Zabaleta le aplaudieron a rabiar en el inicio de la segunda parte.

- Gestos como esos son los que se agradecen y confirman que tus compañeros y el aficionado están conmigo. En ese sentido estoy tranquilo, sé que tengo que hacer. Mis compañeros cambiaron esos pitos por aplausos y yo estoy agradecido por esos gestos. Siempre digo que tengo mucha suerte de poder compartir vestuario con grandísimos jugadores, que son también grandes personas. Creo que hay que seguir adelante, mirar a mis compañeros a la cara y decirles que se queden muy tranquilos, que estoy muy fuerte.

Rulli: «Miraré a mis compañeros y les diré que estén tranquilos, estoy muy fuerte»

«Me siento muy querido en la Real Sociedad y no me voy a ir sin darle la vuelta a esta situación»

- El día después a noches como la del martes a quién prefiere acudir, ¿al entrenador de porteros Llopis o al coach mental Ibarrondo?

- A los dos (sonríe), pero sí, una charla con Imanol (Ibarrondo) siempre la tengo que tener. El año pasado no tuve a nadie y no lo pude resolver y este año con 'Ima' estoy dándole más vueltas a las situaciones y no tengo dudas de que voy a salir adelante.

- Parecía que había dejado de ser señalado después de lo ocurrido en la pasada temporada, pero otra vez, en apenas dos partidos en casa, vuelve a estar en el ojo del huracán.

- Obviamente me encantaría que fuera de diferente manera, pero como la vida el año pasado me había puesto en esta misma situación y no la supe resolver. Ahora creo que me está volviendo a poner y queda en mí sacarla adelante. Quiero encarar todo de diferente manera y lo voy a hacer desde un primer momento. De hecho, ya lo estoy haciendo.

- ¿A qué se refiere?

- Tanto la gente, como mis compañeros y el cuerpo técnico son los primeros que quieren que me vaya bien, quieren ayudarme, que no me pase lo que me pasó porque me quieren, me aprecian muchísimo, me siento muy querido dentro de lo que es la Real Sociedad. Todos me cuidaron desde un primer momento, todos me adoptaron como si hubiera salido de la cantera, como si llevara veinte años acá, como si fuera un vasco más. Y yo voy a brindarme al cien por cien para sacar esto adelante. No tengo ningún tipo de duda de que va a ser así; si no es hoy, será mañana, cuando sea, pero de aquí no me voy a ir sin darle la vuelta a esta situación. En este sentido estoy muy tranquilo y con muchas ganas de revertir la situación.

- Eso mismo dijo antes de empezar esta temporada.

- Es que sigo pensando lo mismo. Estoy ante un reto nuevo y estoy seguro de afrontarlo. Mi mentalidad es la de mejorar cada día.

- Entendería que jugara Moyá.

- Eso puede pasar en cualquier partido. Los dos trabajamos entre semana para atajar cada domingo en la portería de este gran club. Igual que no pregunto las razones por las que juego tampoco me corresponde preguntar al entrenador por qué no lo hago. Por suerte, como ya he dicho alguna vez, somos dos porteros, más Andoni (Zubiaurre), que estamos siempre preparados para poder competir. Tenemos un grandísimo entrenador de porteros y sería necio por nuestra parte no aprovecharlo. El año pasado fue duro, no supe manejarlo, me sobrepasó, pero este año tengo la mentalidad más abierta, estoy muchísimo más tranquilo y solamente me preocupo por entrenar.

- ¿Cuánto cambia Anoeta sin pistas de atletismo?

- Mucho. Es un campo nuevo. Anoeta ha cambiado al cien por cien y se nota en todo momento. No tengo ninguna duda de que van a ser más los partidos que festejemos que los que nos vayamos con regusto amargo como ante el Rayo. El ambiente es espectacular. Ojalá que la primera alegría llegue ante el Valencia el sábado. Sabemos que es equipo Champions, que no está en su mejor nivel en la Liga, y que tiene jugadores muy buenos, de muchísima calidad, pero estamos capacitados para ganar si damos nuestro mejor nivel. Queremos darle una alegría a la afición.

- ¿A qué puede aspirar la Real?

- Esto acaba de empezar, quedan muchos puntos en juego. El objetivo sigue siendo hacer una temporada mejor que la pasada y pelear por puestos en Europa. Hace dos temporadas peleamos sin ningún problema y también demostramos en Europa League que teníamos nivel suficiente.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos