Domenech Castelló / EFE

Villarreal Roig, el millonario presidente, dueño de Pamesa y Mercadona

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Las cifras oficiales de LaLiga dicen que el Villarreal tiene un presupuesto de 150 millones de euros, pero lo que no dicen es que podría tener mucho más si su presidente Fernando Roig se empeñara. Lejos queda mayo de 1997 cuando en una comida con Pascual Font de Mora, presidente entonces del Villarreal, se cerró el traspaso de la entidad. Fernando Roig había recibido la negativa por parte del Castellón al desembarco del empresario, conocido por ser uno de los accionistas del Valencia.

Hoy el Villarreal es un club que no para de crecer. Primero fue la ciudad deportiva, ahora la mejora del estadio y siempre con plantillas competitivas para pelear por posiciones europeas. El presidente Fernando Roig ha forjado un imperio industrial en la provincia de Castellón alrededor de dos sectores clave: el cerámico y la energía. Posee una fortuna de 1.700 millones de euros.

Ha conseguido convertirse en el principal productor de azulejos, uno de los grandes comercializadores de gas natural y el principal promotor de energías renovables de la Comunidad Valenciana. Para lograrlo, ha contado con su participación del 9% en Mercadona desde la que ha ido construyendo su hólding hasta auparse, por méritos propios, al 27º puesto del ránking de mayores fortunas españolas que elabora Forbes.

Su sociedad patrimonial Nomar Patrimonial centraliza sus participaciones en el principal grupo cerámico: Pamesa. Esta posición en el sector azulejero ha permitido al empresario convertirse en uno de los principales empresarios del sector español del gas. A través de su filial Incogas, el presidente del Villarreal y Pamesa ha conquistado una cuota de mercado del 1,24%. Este porcentaje le sitúa en la órbita de gigantes como Engie (1,97%), Galp (1,66%) o mordiendo los talones a la mismísima Sonatrach (1,38%).