Borrar

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tengo claro que si la Real juega como contra el Barcelona, gana seguro. Entiendo la frustración por el resultado pero no comparto las críticas a la Real, porque hizo todo para ganar. Eso sí, yo habría apurado los cinco cambios porque la Real llegó fundida al final y necesitaba de piernas frescas para seguir corriendo. Sé por experiencia que muchas veces da miedo tocar a los titulares, pero en el fútbol actual de las cinco sustituciones es muy difícil aguantar el ritmo de los grandes sin agotarlas. Puede parecer que algunos de los menos habituales no están a la altura pero hay que dar un paso adelante con los Cho, Sadiq, Zakharyan y Turrientes porque son buenos jugadores y solo con minutos pueden demostrar sus condiciones. Once jugadores solo no bastan para hacer un buen equipo, sobre todo en una temporada como ésta.

Este enfrentamiento contra el Benfica me recuerda a la eliminatoria de Copa de Europa que jugamos en 1983 contra sus vecinos del Sporting, a los que se miden el domingo en el derbi. Recuerdo que los aficionados de Lisboa eran muy pasionales, amantes del fútbol y que vivían para sus colores. Tanto los Leones del Alvalade como las Águilas de Da Luz. Con todo, el ambiente que se encontraron en Atotxa en la vuelta les superó y pudimos levantar la eliminatoria para acceder a semifinales. Hoy Anoeta también debe apretar lo suyo.

No espero un partido fácil por mucho que hace dos semanas en Lisboa la Real se mostrara muy superior y dominara por completo el juego. Incluso diría que el resultado fue corto. Me imagino que Roger Schmidt habrá tomado buena nota, habrá hecho sus ajustes y recupera a dos viejos conocidos como Di María y Guedes que les puede dar otra mordiente en ataque de la que entonces carecieron.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios