Borrar

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Siempre me gustó jugar en San Mamés. Allí debuté en 1975 y ese partido nunca se olvida. Llovía a cántaros y empezó a granizar. El árbitro nos mandó a los vestuarios y casi se suspende, pero a los cinco minutos pudimos volver. Tenía 17 años ...

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios