No caer en la trampa

Estamos ante un partido de verdad, que la Real Sociedad debe jugar con mucha cabeza, porque el Atlético parece que no está y de repente te golpea

Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

A mí tampoco me gustan los lunes, que siempre perjudican más al equipo de casa. Yo considero que el fútbol es una fiesta, a la que van mayores, jóvenes y niños, y los lunes los niños no pueden ir al campo porque tienen cole al día siguiente. Es verdad que contra el Girona se volvió a notar el apoyo del fondo sur, pero el ambiente no es el mismo los lunes. También es verdad que el equipo tiene que animar a los aficionados. Pero frente al Girona no lo tuvo fácil la Real Sociedad, porque se encontró con un equipo superdefensivo. A pesar de que Eusebio dice que es un entrenador que juega al ataque, en Anoeta su equipo jugó muy cerrado y ni siquiera se puede decir que jugó con un 1-3-5-2, porque realmente fue un 1-5-3-2. El Girona no salió casi de su área y le costo mucho hilvanar jugadas, creando peligro solo a balón parado. Por decir algo bueno, yo me quedo con los cuatro puntos sumados en los dos últimos partidos, que creo que de antemano hubiéramos firmado todos.

Los delanteros necesitan balones

En cuanto a la Real, creo que le faltó profundizar. Yo he sido delantero y como tal me gusta que los hombres de ataque reciban buenos balones. Eché en falta que le dieran buenos balones a Sandro, que hacía desmarques al espacio, pero nadie le daba ese pase que le colocara en ventaja ante la defensa contraria. Sé que no era fácil, por la colocación defensiva del rival, pero hay que arriesgar y buscar ese pase que los hombres de arriba necesitan. Tocar el balón está bien, pero cuando hay un desmarque, un movimiento al espacio, hay que buscar ese pase de gol. Pienso que hay que ser más agresivo en ataque, buscar el gol con más decisión, dar ese pase sin miedo. Además, me quedé con las ganas de ver a Sandro y Willian juntos en el campo. Es verdad que los que salieron desde el banquillo dieron otro aire al equipo, más velocidad, especialmente cuando salió Sangalli, que revolucionó un poquito el ataque, pero yo me quedé con esas ganas de ver a estos dos delanteros juntos en el campo. Quizá entre ambos podían haber hecho más daño a la muy poblada defensa del Girona.

Imagen de un Atlético de Madrid-Real Sociedad disputado en 2017.
Imagen de un Atlético de Madrid-Real Sociedad disputado en 2017. / AFP

Ante una semana muy importante

Ahora la Real afronta una semana importantísima, en la que esperan Atlético de Madrid y Celta fuera y el Sevilla en Anoeta. El del Wanda contra el equipo de Simeone no es un partido para niños. Y prefiero decirlo así en vez de que es un partido para hombres para que nadie se pueda sentir herido en su sensibilidad. Estamos ante un partido de verdad en el que la Real puede aprovechar el cansancio del once de Simeone, que perdió por goleada el miércoles Champions League en Dortmund, y puede aprovechar también el cansancio de algunos jugadores importantes que han disputado el Mundial. Pero sobre todo, hay que saber jugarle al Atlético de Madrid. Y me explico. Estamos ante un equipo que no domina los partidos y que le gusta sentirse dominado. Por ello, no hay que dejar la retaguardia desprotegida y soltarse con demasiada alegría al ataque. Puede dar la impresión de que están cansados, pero no es así. Diría que es una trampa que te tiende el Atlético y si picas su anzuelo, lo puedes pagar, porque tienen unas individualidades que te penalizan cualquier descuido. Seguro que el Atlético esperará para salir a la contra, por lo que habrá que controlar muy bien todos los aspectos del juego. No voy a decir que haya que marcar a los jugadores del Atlético cuando estás atacando, pero sí tenerles controlados con el rabillo del ojo por si se produce una pérdida de balón. Porque si no lo haces... Y como siempre, ojo a la estrategia, que muchas veces decide los partidos contra este equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos