Que el ritmo no pare

Los realistas desean asentarse en la zona noble de la tabla a costa de un Betis que en la Liga no ofrece el mismo nivel que en Europa

AXEL GUERRA

No hay manera. Prácticamente no hay semana tranquila en Zubieta. De una forma u otra, desde que comenzó la Liga a mediados de agosto Garitano se ha topado con algún contratiempo antes de confeccionar la convocatoria para cada partido. El último ha sido las lesiones de Llorente y Bautista.

Por el momento, el defensa y el delantero cierran una larga lista que inauguró Navas en la primera jornada de Liga. El central se resintió de unas molestias en la rodilla izquierda durante el último entrenamiento antes de viajar a Villarreal. Desde entonces, el técnico realista no ha podido contar por lesión al menos en una ocasión con once de los veinticuatro jugadores de la primera plantilla.

Pero si algo ha caracterizado al equipo y al entrenador bergararra durante el primer tercio de campeonato, es que han sabido hacer de la adversidad virtud. Hicieron frente a la dificultad de comenzar LaLiga con tres partidos a domicilio, a los golpes anímicos que supusieron la retirada inesperada de un referente como Agirretxe o el ictus que sufrió Sangalli, recién llegado al primer equipo y que vivía su mejor momento después de su exhibición en San Mamés. A eso hay que añadir las lesiones de pilares como Llorente y Willian José o el infortunio de ver cómo un canterano como Merquelanz se rompía la rodilla al minuto de debutar en Primera.

Nada de eso ha detenido a los realistas, que han ido de menos a más y frente al Betis quieren dar otro paso adelante en el camino que han emprendido.

La respuesta siempre está en Zubieta

La baja de Llorente provocará que la Real presente en el Benito Villamarín su decimocuarta alineación diferente en otras tantas jornadas. Lo hará además con una defensa inédita, la línea del equipo más afectada por las lesiones. Sin Llorente, Navas y Aritz, la respuesta a los problemas está en Zubieta, como siempre ha ocurrido en la Real. Zubeldia y el central del Sanse Le Normand son las opciones. Garitano ya probó con el azkoitiarra en el centro de la defensa durante la pretemporada, mientas que el galo formó pareja junto a Moreno en el amistoso contra el Toulouse hace dos semanas en Tarbes y rindió con nota.

Los que sí estarán en la alineación serán Moyá y Moreno, que hace un año jugaron en el estadio verdiblanco sus primeros minutos como blanquiazules en LaLiga.

Una prueba exigente y una oportunidad

De lo que no cabe duda es de que el reto será exigente ante un Betis que ha hecho de su irregularidad un arma de doble filo porque no sabes qué rival te vas a encontrar. Es lo que le convierte en un rival peligroso. Lo mismo es capaz de avasallar al Barcelona en el Camp Nou, que perder en casa ante Levante o Valladolid.

La afición bética está con la mosca detrás de la oreja. Después de la inversión que ha realizado el club este año se las prometían felices, pero no se están cumpliendo las expectativas, al menos en la Liga. Setién fiel a su filosofía, ha levantado un equipo en torno a la pelota, pero que hasta el momento se atasca en ataque y sufre en defensa.

Sin embargo, la victoria contra el Olympiacos el jueves en Europa League les ha dado alas. El gol del exrealista Canales les ha clasificado para dieciseisavos a falta de una jornada y ahora quieren levantar el vuelo en la Liga. Ahí estará la Real para tratar de impedirlo y sumar su tercera victoria consecutiva. Nueve de nueve. Que el ritmo no pare.

 

Fotos

Vídeos