Sin fútbol, empieza el esprint final de la remodelación de Anoeta

Trabajos de demolición en la tribuna principal, ayer, y estado de las obras en la norte, que estará acabada para el arranque de la próxima temporada. /michelena
Trabajos de demolición en la tribuna principal, ayer, y estado de las obras en la norte, que estará acabada para el arranque de la próxima temporada. / michelena

La remodelación del estadio de Anoeta entra en su última fase | Arranca el derribo de las escaleras exteriores de la tribuna principal y se trabaja para rematar la nueva grada norte, que estará acabada para el inicio de la próxima Liga

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Acabada la competición, las obras de Anoeta entran en una nueva fase que desembocarán en la remodelación completa del estadio allá por los primeros días de septiembre. En esta nueva etapa, en los próximos tres meses, se terminará de construir la nueva grada norte y se intervendrá en la tribuna oeste, la principal de Anoeta, en la que se van a derribar las últimas escaleras exteriores de acceso a los graderíos que quedan para rematar así el estadio con la fachada azul que caracteriza al nuevo Anoeta.

La Real Sociedad volverá a jugar las tres primeras jornadas de Liga a domicilio, si LaLiga acepta la petición cursada por el club, así que cuando el abonado vuelva a ocupar su asiento en la cuarta jornada de la Liga 2019/20, el fin de semana del 31 de agosto y 1 de septiembre, se va a encontrar con el estadio cerrado, con la tribuna norte lista para ser estrenada, después de meses conviviendo con las obras desde que arrancó la primera fase de la remodelación en mayo de 2017. Entonces Anoeta será un campo de fútbol con capacidad para 39.500 espectadores frente a los poco más de 28.000 que ha tenido esta temporada sin el fondo norte operativo.

Las fases

Exterior.
Se va proceder al derribo de los tramos de escaleras que llevan a la tribuna baja y alta. Cuando la fachada esté limpia, sin obstáculos, se construirá el nuevo zócalo por el que accederán todos los aficionados. Una vez dentro del estadio, accederán a sus localidades por las escaleras interiores. Estará listo para el arranque de la próxima Liga.
Interior.
Se renovarán los vestuarios cuando arranque la Liga y se habilitarán nuevos espacios.
Estará terminada
para el arranque de la próxima temporada. Anoeta tendrá 39.500 localidades.

Este planteamiento podría alterarse si el equipo termina en la séptima posición, lo que le llevaría a tener que jugar tres eliminatorias previas para clasificarse para la fase de grupos de la Europa League. El partido de ida de la primera eliminatoria que debería disputar se jugaría el día de Santiago, 25 de julio, para rematar la vuelta el 1 de agosto. En ese caso, la Real Sociedad y sus abonados deberían convivir con las obras en los partidos que pudiera haber ante rivales europeos porque el club descarta la posibilidad de jugar partidos europeos en estadios limítrofes. Prefiere jugar en Anoeta, con las molestias lógicas que pudiera causar al aficionado, a desplazarse a otro campo de fútbol. La incógnita, en cualquier caso, quedará despejada el sábado.

Michelena

Juegue o no competición europea, el final de los partidos de Liga en Anoeta va a permitir que la maquinaria pesada pueda trabajar con los espacios despejados desde ya, sin tener que retirarse cada quince días por el fútbol. Se ha quitado la lona que separaba el césped de la zona de obras en la tribuna norte y se empezó a romper ayer el tramo de escaleras que da acceso a la tribuna principal baja. En los próximos días se procederá al derribo de las escaleras que llevan a la tribuna alta. Estos son los trabajos previos a construir el nuevo zócalo por el que se accederá en un futuro a la grada principal. El proyecto es igual al ya realizado en la tribuna de enfrente, con la incorporación novedosa de un acceso institucional, diferenciado por su estética, que llevará directamente a los invitados a la zona del palco.

Las obras, en plazo

Los trabajos avanzan en plazo, no hay retrasos, y el estadio estará remodelado para el inicio de la próxima Liga como estaba previsto en el momento que arrancaron las obras. La previsión es que el entorno del estadio también esté renovado para cuando empiece la competición. El abonado de la Real Sociedad volverá a un campo con la sensación de que las obras ya han acabado por más que en las entrañas del mismo se siga actuando.

Porque cuando arranque la competición todavía quedará por remodelar la zona de vestuarios, un trabajo que se podrá hacer con la Liga en marcha. En ese gran espacio que quedará bajo el graderío principal habrá una sala polivalente con acceso directo desde el exterior y también una gran cocina central que dará servicio a la zona de palcos y a quienes opten por alquilar Anoeta para organizar sus eventos.

La decisión de cambiar el césped, todavía en el aire

No se ha decidido todavía si se va a levantar el césped este verano o se va a dar una última oportunidad al que luce hoy Anoeta. La respuesta del mismo no ha sido todo lo positiva que se esperaba. El polvo que ha producido la construcción de la tribuna norte y que ha terminado cayendo sobre el terreno de juego no ha ayudado a que se mantenga en condiciones óptimas en distintas fases de la temporada. Tampoco ayuda que los rayos de sol entren a Anoeta como antes de la remodelación. Para paliarlo, el club ha adquirido calefactores y ha cambiado algunas zonas del césped en el transcurso de la competición.

Ahora está por ver qué decisión final se toma. Se va a esperar a ver cómo responde el césped en estas semanas sin competición, se le dará respiro, y en función de cómo se comporte se decidirá si se levanta o se mantiene.