Inicio de liga

Remiro y diez más en la Real Sociedad para Mestalla

Álex Remiro, concentrado en el balón durante un ejercicio en una sesión de entrenamiento./IÑIGO ARIZMENDI
Álex Remiro, concentrado en el balón durante un ejercicio en una sesión de entrenamiento. / IÑIGO ARIZMENDI

El guardameta navarro cumplirá a los 24 años el sueño de debutar en Primera División. Riesgo, Bravo y Rulli, los tres porteros que han guardado la meta realista en los últimos quince años, se estrenaron siendo más jóvenes

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Álex Remiro ocupará el sábado la portería blanquiazul en Mestalla en el arranque liguero. Imanol lo tiene muy claro, por lo que al meta navarro le llegará la oportunidad de debutar en Primera División a los 24 años. Miguel Ángel Moyá, que esta pretemporada ha dejado la puerta a cero en los dos amistosos que ha jugado ante Alavés y Osasuna, será el encargado de arroparle en su bautizo de fuego en la máxima categoría.

Una de las incógnitas que se ciernen sobre el rendimiento de la Real Sociedad en este curso es que cuenta con un portero sin experiencia en Primera, pero un vistazo al pasado nos recuerda que sucedió lo mismo cuando tocó dar la alternativa en su día a los guardametas que han defendido la portería txuri-urdin en los últimos quince años. Fueron los casos de Asier Riesgo en 2004, Claudio Bravo en 2006 y Gero Rulli en 2014, y los tres solventaron con éxito el examen de ingreso en la élite. Siendo incluso más jóvenes que Remiro.

Riesgo sustituyó a Westerveld

Asier Riesgo (Deba, 1983) debutó el 29 de agosto de 2004 contra el Levante en Anoeta. La faltaba un mes para cumplir los 22 años. La Real Sociedad venía de jugar la Champions con aquel equipazo entrenado por Denoueix que a punto estuvo de ganar la Liga en 2003, pero las cuentas no se sostenían y el club se desprendió de sus principales activos salvo Karpin, Kovacevic y Nihat. Uno de los que salió fue Sander Westerveld, que contaba con una ficha alta. No debió ser fácil reemplazar al holandés, que era uno de los íconos de aquel equipo.

El meta guipuzcoano, el último del territorio en tener continuidad en el marco blanquiazul, venía avalado por una exitosa trayectoria en categorías inferiores. Internacional sub-21, había sido previamente campeón de Europa sub-19 en 2002 y subcampeón del mundo sub-20 en 2003. Viendo sus posibilidades la Real le cedió durante dos años al Eibar para que se fogueara en Segunda División, donde jugó 57 partidos en los que encajó 43 goles.

Amorrortu, como entrenador, y Olabe, como director deportivo, le dieron la alternativa en 2004, siendo el portero titular en los ejercicios 04/05 y 05/06. Pero ambos salieron del club, llegó Bakero y apostó por traerse a Bravo de Chile. Aunque con Coleman jugó la temporada 07/08, después fue cedido al Recreativo y en 2010 se desvinculó definitivamente de la Real.

El de Cascante ha jugado 74 partidos en Segunda entre el Bilbao Athletic, Levante y Huesca

Es el portero que más ha jugado en verano: tres partidos enteros y dos medios tiempos

A punto de fichar por el Manchester City este verano, a sus espaldas acumula una trayectoria profesional de quince temporadas entre la Real, el Recreativo, Osasuna y Eibar, con el que concluyó contrato el pasado 30 de junio.

Bravo llegó rodado de Colo Colo

El guardameta chileno arribó con 23 años a Donostia en 2006. Es el que más experiencia tenía al debutar en la Liga, porque en Chile venía de defender durante tres años la portería de Colo Colo -periodo en el que le dio tiempo a jugar 123 partidos- y ya era internacional. Tuvo que esperar a la séptima jornada de la 06/07 para estrenarse en un partido en Mallorca que acabó con 0-0, en el que los postes repelieron hasta tres veces el balón. Aunque la Real Sociedad bajó ese ejercicio, sus condiciones bajo los palos nunca se pusieron en duda. De hecho, fue de los pocos que se salvó de la quema ese curso.

Cosas de la vida, en el curso 07/08 fue suplente de Riesgo en Segunda, pero tras la salida de este se consolidó como el guardameta titular de la Real hasta 2014, viviendo los éxitos del regreso a Primera y la participación en Champions en la 13/14. Semejante continuidad en la portería le convirtió en el tercer extranjero con más partidos oficiales en el club (237), solo superado por Carlos Vela (250) y Kovacevic (286). En estas últimas cinco temporadas ha jugado en el Barcelona y en el Manchester City, con el que fue decisivo hace dos semanas en la conquista de la Community Shield por los de Guardiola ante el Liverpool.

Rulli y el reto de triunfar en Europa

Con el traspaso de Bravo al Barcelona hace cinco años la Real Sociedad apostó para sustituirle por traerse a un jovencísimo Rulli de 22 años, que apenas llevaba temporada y media defendiendo el arco de Estudiantes. En 50 partidos oficiales en Argentina había quedado imbatido en la mitad de ellos. Su gran reto era adaptarse a la velocidad del fútbol europeo, que no tenía nada que ver a la que estaba acostumbrado en su país. Y no lo hizo mal, porque fue elegido mejor jugador de la Real en la 14/15 y se convirtió en uno de los artífices de la clasificación para la Europa League en 2017 con Eusebio.

Su estreno oficial llegó precisamente en la Europa League de 2014 en el encuentro de Krasnodar, pero como cayó lesionado al romperse el quinto metatarsiano aplazó su debut en la Liga hasta el 20 de diciembre de 2014 en la visita al Levante. En las cinco campañas como blanquiazul ha jugado 170 partidos oficiales, en los que ha encajado 227 goles y ha mantenido la puerta a cero en 50. Hace un año debutó con Argentina en partido oficial contra Guatemala y después jugó otro ante México, ambos saldados con triunfo.

Remiro subió a Primera en Huesca

El navarro es mayor que los tres anteriores, ya que cumplió 24 años el pasado mes de marzo. Natural de Cascante, Remiro se incorporó en edad cadete a Lezama, donde fue escalando peldaños hasta llegar al primer equipo del Athletic. Aunque no ha debutado aún en Primera, sí que tiene experiencia en Segunda.

Fue el portero del Bilbao Athletic en la 15/16 en la breve experiencia del filial rojiblanco en la división de plata. A pesar del descenso ofreció un buen rendimiento teniendo en cuenta las circunstancias. Jugó 33 partidos, encajó 33 goles y mantuvo seis veces la puerta a cero.

En la 16/17 fue cedido al Levante, también en Segunda. Jugó de titular cuatro de las cinco primeras jornadas, con un bagaje de tres triunfos y una derrota, pero después fue desbancado por Raúl Fernández y el Athletic le recuperó en el mercado de invierno para cubrirse las espaldas porque Kepa se había lesionado.

La temporada 17/18 fue el guardameta titular en el ascenso del Huesca a Primera después de jugar 41 partidos, encajar tres goles y mantenerse imbatido 15 encuentros. El verano pasado lo recuperó el Athletic pero no alcanzó un acuerdo para renovarle más allá de 2019, cuando acababa contrato, y lo dejó en la grada. Ha sido internacional sub-19 y ha ido convocado con la sub-21, aunque sin llegar a debutar.

Este verano Remiro ha jugado los primeros tiempos ante el Lagun Onak y Racing y los partidos enteros ante Millwall, Watford y Eibar. El sábado le llegará ese momento que lleva esperando tanto tiempo de debutar en Primera. Ahí se cumplirá su sueño.

Más noticias de la Real Sociedad