Remiro ya conoce Anoeta y Zubieta