Borrar
Remiro no pierde de vista su récord de porterías a cero
Real Sociedad

Remiro no pierde de vista su récord de porterías a cero

Los dos partidos imbatido ante el Cádiz y el Alavés le colocan en 19, a cuatro de las 23 del curso pasado, y ahora puede aumentar la cifra con la visita del colista Almería a Anoeta

Miguel González

San Sebastián

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 11 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Álex Remiro atraviesa el mejor momento de su carrera profesional. Con 29 años cumplidos hace dos semanas y la condición de internacional recién estrenada, el de Cascante apunta alto en este final de temporada. Portero ambicioso y con grandes retos, llega a estas ocho últimas jornadas del campeonato liguero con la confianza que da venir de permanecer imbatido ante el Cádiz y el Alavés. Le gustaría igualar su mejor registro de porterías a cero con la Real, que estableció el año pasado en 23, pero para ello debe añadir cuatro más a las 19 que lleva en el presente curso. Un desafío nada sencillo pero bastante atractivo a su vez.

El portero blanquiazul ha jugado esta temporada 41 partidos y no ha encajado en esos 19 mencionados, lo que significa que en casi uno de cada dos encuentros mantiene sellada su portería. Hasta el momento lo ha logrado en 13 ocasiones en la Liga, que se tradujeron en ocho victorias y cinco empates. Los triunfos fueron ante el Valencia (0-1), Athletic (3-0), Mallorca (1-0), Villarreal (0-3), Celta (0-1), Cádiz (2-0) y Alavés (0-1), mientras los empates se dieron en las visitas a Las Palmas, Cádiz y Girona y en Anoeta frente a Betis y Rayo Vallecano. Hay un partido más, el del Alavés en el Reale Arena, en el que fue expulsado por jugar el balón con la mano fuera del área tras un error de cálculo en una salida y en el que tampoco había encajado hasta ese momento.

En la Copa del Rey añadió dos encuentros más imbatido, el de Pamplona (0-2) ante Osasuna en octavos de final y la ida de la semifinales en Son Moix en el que se dio un empate sin goles, mientras que en la Champions League dejó la puerta a cero en los dos partidos ante el Salzburgo, en el Red Bull Arena y Anoeta, en la visita al Benfica en Lisboa y en el Giuseppe Meazza contra el Inter de Milán.

El 63% de las porterías a cero de esta campañas las ha firmado fuera de casa, entre ellas las tres de la fase de grupos de Champions

Es curioso comprobar que el 63% de sus porterías a cero se han dado a domicilio, lo que confirma que la Real se ha comportado mucho mejor fuera de casa que en Anoeta. Además, alguno de esos partidos ha sido de envergadura como es el caso de las tres salidas de Champions en la fase de grupos, la ida de la semifinales de Copa del Rey, la visita a campos como La Cerámica y Mestalla en Liga o El Sadar en Copa... Momentos de gran exigencia en los que el navarro ha sido el primer eslabón de una gran cadena defensiva que ha estado detrás de los buenos resultados conseguidos.

Madurez personal y deportiva

Renovado hace dos veranos hasta 2027, afrontó la temporada con la ilusión de debutar en la Champions League, un sueño de todo futbolista que vio cumplido. Con el añadido de que fue el guardameta menos goleado de los 32 equipos que tomaron parte en la fase de grupos. Solo consiguieron batirle Lautaro Martínez (Inter) y Rafa Silva (Benfica), ambos en Anoeta.

Después, el 22 de marzo, viviría otro momento inolvidable al convertirse en internacional absoluto en el partido que enfrentó a España frente a Colombia en Londres, siendo el primer navarro en lograrlo. «Es un sueño cumplido. Estoy muy feliz. Hay que luchar mucho para alcanzarlo, tener suerte también, confiar en el trabajo diario y esperar a que el míster confíe en uno, que llegue la llamada y tener minutos. Es un sueño para toda la vida», señaló ese mismo día.

Cuando llegó en 2019 no había jugado en Primera y ahora es internacional y tiene un valor de mercado de 25 millones de euros

Fue la confirmación a la progresión demostrada desde que la Real apostó por él en 2019 para ofrecerle un proyecto en Primera División después de vivir un año apartado en el Athletic. En Lezama desde juveniles, su papel en el organigrama de la primera plantilla rojiblanca no estaba claro y aceptó cruzar la autopista. Venía de hacer una buena temporada en el Huesca en Segunda con el que consiguió el ascenso a Primera en 2018.

Llegó sin haber debutado en la máxima categoría y ahora tiene un valor de mercado de 25 millones para Transfermarkt, referente en la tasación de futbolistas, 16 veces más que el millón y medio que valía entonces.

En estos casi cinco años que ha permanecido en San Sebastián ha compartido la portería con guardametas contrastados como Miguel Ángel Moya, que llegó desde el Atlético, y Matt Ryan, del Brighton, y con otros surgidos directamente de la cantera de Zubieta, casos de Gaizka Ayesa –cuando se lesionó el mallorquín en la 20/21 y fue el que se sentó en el banquillo en la final de La Cartuja–, Andoni Zubiaurre o actualmemte Unai Marrero, siendo siempre el elegido por Imanol para defender el marco txuri-urdin.

Esta temporada ha sido titular en 41 de los 45 partidos oficiales disputados por la Real. Solo se ha perdido las tres eliminatorias iniciales de la Copa contra el Buñol, Andratx y Málaga, ante rivales de inferior categoría en las que fue alineado Marrero, y en la visita a San Mamés en Liga porque había sido expulsado la jornada anterior contra el Alavés.

Durante estos ocho meses de competición ha firmado actuaciones sobresalientes contra el Celta y Mallorca en Anoeta, por ejemplo, donde coleccionó paradas de todo tipo y en las visitas a La Cerámica y Cádiz, en las que ofreció otra exhibición bajo los palos. Aunque también ha tenido partidos más bajos, lógicamente, su enorme regularidad sigue siendo uno de los puntos fuertes de un portero al que sus errores groseros en estos cinco años se pueden contar con los dedos de una mano. Algo nada habitual en el fútbol de élite en el que los porteros viven permanentemente en el filo de la navaja, con una delgada línea que separa el éxito del fracaso.

En sus cinco años aquí lleva 213 encuentros oficiales con la Real, el cuarto por detrás de Arconada, Alberto y Bravo

Remiro suma 92 porterías a cero con la Real pero deberá esperar a la próxima temporada para alcanzar el centenar, ya que para hacerlo en la presente tendría que permanecer todos los partidos que restan hasta el final imbatido, algo prácticamente imposible teniendo en cuenta que resta por enfrentarse al Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid, entre otros. Y por medio hay una salida complicada también al campo del Betis.

Por ir paso a paso, el domingo tiene la oportunidad de llegar a la veintena frente a un Almería que pasa por ser el segundo peor visitante de la categoría, ya que en quince salidas solo ha conseguido un triunfo y dos empates.

El cuarto con más partidos

Su ratio de porterías a cero respecto a los partidos jugados en Liga es el mejor registrado en el club en todos los tiempos con un 40% gracias a las 67 que ha firmado en los 164 encuentros que lleva disputados en Primera División. Elduayen presenta un 39%, aunque solo disputó 28 partidos como blanquiazul, y Arconada un 36%, aunque con el mérito de hacerlo en 414 partidos. Eso sí, el gran capitán sigue siendo el portero con menor ratio de goles encajados por encuentro, con 0,8 tantos recibidos, en sus 551 partidos oficiales con la Real.

Con cinco años en San Sebastián y tres más que tiene firmados por delante, el de Cascante puede acabar haciendo historia en la Real Sociedad. Para empezar ya se ha situado como el cuarto portero con más partidos jugados con el club con 213 encuentros oficiales. Por delante le quedan Arconada (551), Alberto (317) y Bravo (237), al que dará caza la próxima temporada. En este 2024 ha superado a dos metas ilustres como José Ramón Esnaola (207) y el menorquín Juan Bagur (204).

Remiro se ha convertido en el segundo cancerbero con más encuentros oficiales del presente siglo, solo superado por Bravo. A una media de 45 partidos por campaña en las cuatro últimas temporadas podría irse a los 350 encuentros a la conclusión de su contrato en 2027, lo que le convertiría en el segundo portero de la historia de la Real por encuentros disputados. Entonces contaría con 32 años. La marca de Arconada parece imposible de superar porque implicaría seguir ocho años más a este ritmo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios