Real Sociedad

La recuperación de los centrales, un alivio para Imanol

Diego Llorente y Héctor Moreno, ayer en Zubieta junto a Mikel Labaka, segundo entrenador. / LUSA
Diego Llorente y Héctor Moreno, ayer en Zubieta junto a Mikel Labaka, segundo entrenador. / LUSA

Héctor Moreno se ejercitó ayer con normalidad, al igual que Llorente, en una sesión marcada por la ausencia de los titulares en Valladolid

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZ

La Real, sin tiempo para descansar en este tramo con tres partidos en siete días, volvió ayer al trabajo con la mente puesta en el próximo choque, el jueves a las 21.30 horas en Anoeta frente al Betis. Tres días después el conjunto txuri-urdin se enfrentará al Celta en Vigo (domingo, 18.30).

Como suele ser habitual en los días posteriores de partido, los once jugadores que salieron de inicio en Valladolid -Rulli, Zaldua, Aritz, Navas, Theo, Zubeldia, Sangalli, Pardo, Januzaj, Sandro y Oyarzabal- realizaron una sesión de recuperación en el interior de las instalaciones de Zubieta. Así, Imanol Alguacil tuvo a sus órdenes a ocho integrantes de la primera plantilla y tuvo que tirar del equipo filial para completar el entrenamiento. Juanmi, Willian José y Bautista, a pesar de disputar minutos en Zorrilla el domingo, saltaron al José Luis Orbegozo junto a Moyá, Gorosabel, Llorente, Moreno y Merino, que vuelve a estar disponible después de cumplir la sanción por acumulación de tarjetas amarillas.

Mención especial para Willian José, que disputó su primera media hora tras estar casi un mes parado por una lesión de grado 2 en el bíceps femoral. Sin duda una de las mejores noticias para la Real, junto a la recuperación de los dos centrales, que parece que estarán disponibles para el choque del jueves frente a los andaluces, lo que da oxígeno a Imanol para elaborar las alineaciones en una semana tan cargada.

Diego Llorente terminó la semana anterior ejercitándose con el grupo y ayer continuó de la misma manera. Héctor Moreno, por su parte, entrenó con sus compañeros con normalidad después de que el sábado no entrase en la convocatoria a última hora por unas molestias que arrastraba de su vuelta con la selección mexicana en la fascia plantar del pie izquierdo.

De esta manera, y si la evolución es la esperada y no hay ningún sobresalto de por medio, el técnico oriotarra podrá contar con los cuatro centrales de la primera plantilla, además de Robin Le Normand, para el encuentro del jueves en Anoeta. El galo, que estuvo en el banquillo en Valladolid y es todavía jugador del Sanse, entrenó ayer junto a sus compañeros del filial Moisés Ramírez, Zubiaurre, Aihen, Barrenetxea y Zubimendi, que también estuvo convocado aunque no le llegase la oportunidad de debutar con el primer equipo.

Con Olabe de espectador

Roberto Olabe presenció el entrenamiento desde el propio verde de Zubieta y siguió de cerca las instrucciones que daba Imanol y la actuación de los jugadores blanquiazules. El entrenador realista combinó ejercicios de posesión en espacios reducidos con otros de 1x1 que provocó piques y algunas risas entre los jugadores. Illarramendi trabajó al margen del grupo en el Z2 mientras que Merquelanz, Zurutuza y Kevin Rodrigues no entrenaron.

El equipo se entrenará esta tarde (16.30) en Zubieta a puerta cerrada. Mañana a la misma hora, y también sin público, tendrá lugar la última sesión antes del partido.