Previa

La Real Sociedad no quiere sorpresas ante el Rayo

Preparados. Merino y Zurutuza encabezan a los blanquiazules durante un ejercicio físico en el entrenamiento de ayer en Zubieta./MICHELENA
Preparados. Merino y Zurutuza encabezan a los blanquiazules durante un ejercicio físico en el entrenamiento de ayer en Zubieta. / MICHELENA

Garitano no parece que vaya a hacer grandes cambios, con lo que Illarra, Zuru y Willian seguirían en el banco

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

La Real tiene ante sí una de esas oportunidades que no puede desaprovechar. Llega a Anoeta el Rayo Vallecano, penúltimo clasificado y que fue goleado (1-5) en su casa el sábado por el Alavés en una de esas derrotas de las que cuesta recuperarse. Los entrenados por Míchel, el exjugador rayista -no el del Real Madrid-, dieron muchas facilidades en defensa que el conjunto vitoriano rentabilizó para darse un festín.

Valdano decía que el fútbol es un estado de ánimo y a ello tiene que agarrarse el conjunto realista, que viene de ganar en Huesca y no está mal clasificado para haber jugado cuatro de las cinco primeras jornadas fuera de casa. Teniendo en cuenta la circunstancia, además, de que el único visitante que ha pasado por San Sebastián ha sido el Barcelona, actual campeón de Liga y líder de la competición.

Los siete puntos que tiene en el casillero hay que hacerlos buenos ganando a un Rayo Vallecano al que tradicionalmente se le dan mal los partidos aquí. En 19 enfrentamientos registrados en Donostia -dos de ellos en Segunda en 2009 y 2010-, la Real presenta un balance de doce victorias, cuatro empates y solo tres derrotas. La última visita fue el 8 de mayo de 2016 y el triunfo se quedó en casa por 2-1. Oyarzabal y Bautista hicieron los tantos blanquiazules y Javi Guerra, el vallecano. Aquella derrota del Rayo le dejó con un pie en Segunda División.

¿Jugará el mismo centro del campo?

Garitano afirmó ayer en su comparecencia de prensa que no cree en las rotaciones y que juegan los que ve que están mejor. Eso hace pensar que no habrá grandes novedades respecto al equipo que ganó en Huesca el viernes pasado, más allá de que debe sustituir a los sancionados Theo y Juanmi.

En la portería seguirá Rulli después de la defensa que hizo del argentino y su petición al público para que le ayude a salir de esta situación. En defensa estarán Zaldua, Aritz y Héctor Moreno, con la entrada en el flanco izquierdo de Kevin en lugar de Theo. En el centro del campo Zubeldia se ha convertido en indiscutible por el trabajo que hace delante de los centrales y Merino viene de firmar su mejor partido con la Real, además de marcar el gol del triunfo, con lo que continuará en el equipo. Pardo también está entonado, por lo que todo hace indicar que Illarramendi y Zurutuza podrían seguir en el banquillo.

Oyarzabal es fijo en el último tercio del campo y Bautista parece que también después de la sanción de Juanmi, las lesiones de Januzaj y Sandro y la situación de Willian José, que sale de una rotura de fibras y con el que hay que ir con cuidado. Para el puesto restante Sangalli partiría en ventaja, ya que en la derecha lo hizo bien en Ipurua y en el rato que jugó contra el Barcelona.

La incógnita de rendir como local

El de esta noche será el primer partido ante un rival de los mortales en el nuevo campo de fútbol. La visita del Barcelona hace diez días estuvo condicionada por dos circunstancias que hoy no se dan. La primera fue el hecho de jugar en un recinto sin pistas de atletismo un cuarto de siglo después. Tal fue el impacto de lo sucedido en la grada que superó en interés a lo que se vio en el terreno de juego. La gente se fue hablando maravillas del ambiente que se crea con la nueva grada de animación y ni siquiera la derrota empañó un día histórico.

La segunda circunstancia era la entidad del adversario, que condicionó el planteamiento de una Real que, sobre todo con Garitano, juega en función del rival. Especialmente cuando le supera en recursos. Aquel día los blanquiazules se manejaron en un repliegue intensivo que hoy no se dará, porque la forma de enfrentarse al Rayo será diferente.

«El Rayo es valiente y atrevido, con un juego combinativo y rápido. Será un partido exigente» Garitano, Entrenador de la Real

«La Real con Garitano es un equipo tácticamente muy trabajado. Deja poco espacio entre líneas» Míchel, Entrenador del Rayo

La Real, la que menos remata

El equipo de Garitano se está destapando por su eficacia, ya que rentabiliza al máximo sus acciones de ataque. Un ejemplo de ello es que solo hay seis conjuntos -Barcelona, Real Madrid, Celta, Sevilla, Deportivo y Levante- que hayan marcado más goles cuando es el que menos remata del campeonato. El Barcelona lo hace cada 4:53 minutos mientras que la Real necesita 12:19 minutos para disparar, no necesariamente entre los tres palos.

Pero su rentalidad es máxima. En Huesca venció con un único tiro entre los tres palos. En Eibar firmó dos; el penalti de Willian José y el cabezazo de Juanmi que salvó Dmitrovic con un paradón. Se intuye que para ganar a rivales como el Rayo en Anoeta habrá que generar más situaciones de peligro en el área rival.

Cuidado al Rayo como visitante

Aunque aparece en la penúltima posición de la tabla, el Rayo se ha mostrado como un equipo incómodo en sus salidas. En la segunda jornada le faltó poco para pescar en el Wanda ante el Atlético. Un gol de Griezmann a la salida de un córner desniveló la balanza pero por juego y ocasiones, mereció mejor suerte.

Hace dos partidos ganó en Huesca por 0-1 con un golazo de Imbula. Raúl de Tomás marcó después otro pero se lo anuló de forma rigurosa el VAR por un agarrón inapreciable. Así que habrá que tener cuidado hoy en Anoeta porque este Rayo parece estar más cómodo jugando fuera que en casa. Si encima todo el mundo piensa que la Real va a ganar, la cosa puede complicarse. Y el exceso de confianza siempre es malo.

Más noticias

 

Fotos

Vídeos