Estrategia, debut de Merino y poco más

La Real no pudo imponerse al Unión. /JOSÉ MARI LÓPEZ
La Real no pudo imponerse al Unión. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Llorente, de falta lateral, y Etxabeguren, de córner, firman un empate en el típico amistoso veraniego

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

La Real Sociedad no pudo con el Real Unión en el clásico amistoso veraniego de piernas pesadas, césped algo alto -aunque bien cuidado- y cierto bochorno en el ambiente que se traduce en un ritmo bajo de juego. En esas circunstancias lo importante era acumular minutos de juego, que no hubiera lesiones y comprobar las prestaciones del nuevo fichaje blanquiazul, Mikel Merino, que causó muy buena impresión al millar pasado de asistentes al campo de Txerloia.

El uno a uno de la Real

El navarro solo jugó los primeros 45 minutos pero ya se pudo adivinar que estamos ante un gran futbolista. La forma en la que sale el balón de su pie izquierdo, con el pase siempre terminado, la conducción con la cabeza alta oteando con el periscopio lo que se cuece por delante y esa poderosa zancada que le hace imparable en carrera anuncian buenas noticias para los aficionados a mínimo que las cosas discurran por una cierta lógica para este chaval de 22 años. Antes del descanso filtró un gran pase en profundidad a Concha, que este no acertó a resolver, en la mejor ocasión del primer acto.

El cansancio, el césped algo alto y un cierto bochorno derivaronen un partido pesado

La prueba permitió comprobar cómo se compenetran tres piezas claves en la medular txuri-urdin como el propio Merino, Zurutuza y Oyarzabal, un centro del campo que junto a Illarramendi en el puesto de cuatro, apunta a ser habitual en muchos partidos fuera de casa en choques más de reacción que de acción ante rivales más potentes. Y el resultado no fue nada malo, porque demostraron que son complementarios en sus movimientos, aunque la pesadez de piernas producto de las altas intensidades de los entrenamientos de estos días dificultó la precisión del último pase.

Tras el descanso lo más llamativo fue volver a ver jugar juntos a Juanmi y Willian José, una pareja atacante que muy pocos equipos poseen en Primera División y de la que Asier Garitano quiere sacar partido. Ojo porque como lo logre la Real se puede hinchar a meter goles. Se entienden bien entre ellos y generan mucha incertidumbre en el adversario porque son difíciles de marcar. Con el de Coín centrado, sus desmarques cobran más sentido que nunca. Ayer, sin hacer nada del otro mundo, estuvo a punto de marcar en dos ocasiones y participó con un gran movimiento de arrastre en el gol de Llorente. El brasileño, por su parte, creó superioridad en zona de tres cuartos con sus caídas a recibir y fue el referente con el que jugar en largo cuando la Real se quedó con diez jugadores por la retirada de Llorente. El técnico incidió en juntar a ambos en la izquierda para que Juanmi estuviera cerca en caso de peinada de su compañero.

Además, se confirmó que Zaldua ha vuelto como una moto. Partido que juega, partido que encandila por su velocidad y capacidad de desborde. Está con un punto por encima de los demás y crea mucho peligro cuando cruza a campo contrario. Ayer forzó a Urkizu la falta del gol de Llorente y puso un buen centro al segundo poste al que no llegó por poco Juanmi. Cada vez tengo más claro que la Real ha hecho una buena operación con la venta de Odriozola, porque ingresa 35 millones y tiene ese puesto bien cubierto si no se cruza ninguna lesión u otra circunstancia no deseada de por medio. Porque, además, Gorosabel y Aritz también pueden jugar ahí sin problemas.

Los dos equipos sacaron partido de la estrategia para conseguir sus goles en la segunda parte

Tampoco se puede dejar pasar por alto que Llorente sigue siendo una amenaza en el juego aéreo. El año pasado comenzó la temporada viendo puerta con facilidad y en esta pretemporada ya se ha estrenado. La estrategia cobra mucha importancia en el fútbol moderno y la Real demostró que, al menos en ataque, tiene buenas intenciones.

Buena imagen del Real Unión

Por el bando irundarra, el partido dejó un buen sabor de boca. El conjunto de Juan Domínguez ha comenzado con buen pie la pretemporada -por mucho que digan que los resultados ahora no son importantes-, con una victoria ante Osasuna y este empate ante la Real, dos equipos de superior categoría.

El cuadro fronterizo se mostró muy bien posicionado en todo momento, con una zaga experimentada que apenas sí dio opciones a los blanquiazules y dos jugadores a prueba, Etxabeguren y Gaztañaga, que pueden darle mucho si finalmente se quedan en Irun. El tanto del primero de ellos en la última jugada del partido en un perfecto cabezazo es la mejor señal de ello. Pinta bien el conjunto irunés.

Más Real Sociedad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos