Las dudas de la Real Sociedad y su apuesta por la cantera

Cuatro puntos en tres partidos seguidos fuera es un muy buen bagaje, pero el nivel futbolístico ha dejado mucho que desear

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Las tres primeras jornadas de Liga han servido para que la Real Sociedad ande metida en un mar de dudas en cuanto a su juego. Cuatro puntos en tres partidos seguidos fuera es un muy buen bagaje, eso es indiscutible, pero el nivel futbolístico ha dejado mucho que desear. Por un lado, es evidente que el equipo no ha asimilado la forma en que su nuevo entrenador, Asier Garitano, quiere jugar. Y por otro, las lesiones han lastrado y me temo que van a lastrar a la Real por lo menos unos meses.

El verano, en ese sentido, incluyendo el comienzo de Liga, ha sido nefasto. Tanto, que estoy seguro de que, de saber lo que iba a pasar, la planificación de la plantilla hubiese sido distinta. Y no estoy diciendo que ésta haya sido incorrecta, sino que los imprevistos han jugado una mala pasada. Nadie podía esperar que Llorente cayera lesionado en el segundo partido, con baja de larga duración. Tampoco que Agirretxe dijera adiós de forma sorpresiva después de una nueva lesión. Ni que Merquelanz -ánimo chaval- sufriera una nueva lesión grave en Eibar. Ni que Willian sufra un percance preocupante, que le va a tener semanas alejado del terreno de juego. Y menos que Januzaj, cuya lesión es un misterio, aunque creo recordar que no es la primera vez que tiene problemas en la rodilla, regresara lesionado del Mundial y todavía no haya podido entrenarse con balón. Hasta tres jugadores perdió la Real -Llorente, Agirretxe y Merquelanz- en solo seis días, en la segunda semana de competición.

Muchos contratiempos, por tanto, para Garitano, que ahora mismo tiene un equipo diezmado, especialmente en defensa y en ataque. Atrás hay solo tres centrales, Aritz, Navas y Llorente, y arriba las ausencias de Willian y Januzaj pesan una barbaridad.

Aunque no puede sonar a excusa, es evidente que las lesiones han mermado a la Real en este comienzo y se me antoja complicado que no lo hagan en las próximas semanas. Hablamos de lesiones de jugadores decisivos y de lesiones importantes.

La Real ha sembrado dudas en su comienzo, por la forma de jugar. Se ha pasado de un extremo a otro

Pero como decía al principio, la Real ha sembrado dudas en su comienzo, por la forma de jugar. Parece que hemos pasado de un extremo, el del control del juego a través del balón de Eusebio, al patadón y a correr de los tres primeros partidos. Y nos hemos olvidado de que hay un término medio entre una cosa y la otra, la que vimos precisamente en los partidos en los que Imanol dirigió a la Real la temporada pasada. Tampoco ha pasado tanto tiempo. Imanol equilibró el bagaje defensivo, no apostó por tener tanto el control del juego, pero eso no quiere decir que lo regalara en cada momento. Y ahora, en lo que va de Liga, la verdad es que hemos visto muy poco de la Real.

Tiene trabajo Garitano por delante y creo que merece un tiempo antes de sacar las primeras conclusiones, aunque le va a costar que las ausencias no se noten. Y lo malo es que el calendario aprieta, porque tras el parón llega el Barcelona, seis días después hay que ir a Huesca y luego jugar en Anoeta frente a Rayo y Valencia. De momento hay una base de puntos, que dicen los entrenadores que es lo más importante en las diez primeras jornadas. Veremos.

¿Cantera o no cantera?

Otro debate que se suscita todas las temporadas, y en éste no iba a ser distinto, es si la Real debe tener más o menos jugadores de cantera en sus filas. Lo ideal, lo que a todos nos gustaría, es que todos fueran de casa, de la cantera. Pero no hay un solo equipo en todo el mundo capaz de conseguir eso. Saben que siempre he defendido que lo primero es mirar a Zubieta, y me extraña que se ponga en tela de juicio la apuesta actual de la Real. Que yo sepa en los últimos años no solo han debutado unos cuantos jugadores formados en Zubieta, sino que se han consolidado y hasta se han ido traspasados por una millonada. Ahí están los casos de Odriozola, de Oyarzabal, de Zubeldia, de Bautista, de Kevin, de Gorosabel, de Aritz y Zaldua hace no tanto tiempo, de Sangalli ahora y el malafortunado Merquelanz... El viernes en Ipurua jugaron nueve canteranos, dato del que no se ha hablado, y debutaron otros dos jugadores del Sanse en el primer equipo.

¿Cuál es el problema entonces? Ya vemos que no es cierto que la cantera no dé jugadores. Los saca y a un ritmo que no conocíamos desde hace mucho tiempo. El problema es que, del tirón, casi sin darnos cuenta, se ha ido casi una generación entera, aquella con la que hace ocho temporadas regresamos a Primera. Sin ir más lejos, en menos de un año hemos perdido a Toño, Odriozola, Charly, Iñigo Martínez, Yuri, Xabi Prieto, Markel, Agirretxe... y hasta a De la Bella, que como él aseguró se puede tomar por canterano. Y claro, sustituir en catorce meses a ocho o nueve jugadores de casa por jóvenes que vengan de abajo es materialmente imposible.

El problema es que, del tirón, casi sin darnos cuenta, se ha ido casi una generación entera

Si hace solo unos meses nos dicen que en la Real de esta temporada no iban a estar Odriozola, Iñigo Martínez, Xabi Prieto y Agirretxe, por ejemplo, no nos lo hubiéramos creído. Y en las salidas de estos cuatro jugadores lo que ha primado no ha sido la voluntad del club, sino los deseos de los jugadores. Cada uno por su motivo, pero son ellos los que dijeron adiós, sorprendiendo incluso a la propia Real, que hubiera deseado que la salida fuera más escalonada.

Por eso, no vale contar cuántos jugadores de casa y de fuera hay, sino analizar cuáles son las causas de que ahora mismo el numéro de fóraneos y canteranos esté igualado. Lo importante, como decía, es que el Sanse sigue aportando jugadores y no he escuchando a nadie decir qué jugadores hay en el filial realista que deberían estar en la Real ahora mismo.

Si esta temporada, por las circunstancias señaladas, la Real tiene una plantilla paritaria entre canteranos y foráneos, no es porque no se confíe en la cantera. Las cosas se han dado así, además agravadas por las lesiones. Nada más. Ahora, se trata de competir con el mejor equipo posible, porque en esta Liga no hay bromas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos