Imagen de la kalejira previa al partido ante el Mónaco. / Ainhoa Múgica

Europa League

La afición calentó motores con una kalejira

Cientos de seguidores disfrutaron de la previa en los aledaños del Reale Arena antes de ir a disfrutar del primer partido europeo en años

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO

Dos horas antes del Real Sociedad-Mónaco el metro de Donostia presentaba ya una muy buena imagen, síntoma inequívoco de que la tarde iba a ser caliente. Qué mejor plan que salir de la ikastola y merendar, terminar de trabajar e irse a tomar una cerveza a los aledaños del Reale Arena. La gente tiene ganas de fútbol y lo demostró en la previa del encuentro en los bares cercanos al estadio. Bufandas, camisetas, cánticos y los primeros gritos de guerra antes de la verdadera batalla. También se dejó ver algún aficionado monaguesco, aunque fueron rápidamente absorbidos por el color azul y blanco local.

Fue a las 18:00 una gran parte de la afición, que había sido citada en la Plaza Armería, enfiló hacia el estadio realizando la ya clásica y añorada kalejira. Se pudo ver en Eindhoven y no estuvo cerca de aquel ambiente previo a la semifinal de Copa ante el Mirandés, pero los cánticos sonaron uno tras otro. De los clásicos «Goazen Erreala, goazen txapeldun» a otros más modernos con letras más largas. «Real, mi buen amigo, esta campaña volveré a estar contigo, te alentaremos, de corazón, esta hinchada se merece ser campeón. No le importa lo que digan, lo que digan los demás, yo te sigo a todas partes, cada día te quiero más. Lolololo…». Se ondearon bufandas, se encendieron bengalas y una palabra retumbó por encima de todas. «Real». El equipo podrá ganar al Mónaco o no, pasará de grupo como primero o se quedará a las puertas, pero la evidencia más tangible es que la Real tiene una afición de '10'.