Ganar en Anoeta exige más

Los de Garitano tuvieron las mejores y casi las únicas ocasiones de gol, pero la Real sigue teniendo problemas cuando juega en casa

Bono espera un centro con Aday encima de Willian José, que saltó al campo en la segunda mitad. /MICHELENA
Bono espera un centro con Aday encima de Willian José, que saltó al campo en la segunda mitad. / MICHELENA
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Tampoco a la cuarta. La Real sigue sin ganar en Anoeta y ayer no pasó de un empate sin goles en un partido igualado y discreto. Si de ocasiones de gol hablamos, seguramente los blanquiazules merecieron la victoria pero nadie puede decir que el empate final es injusto. Los dos remates de Sandro al palo, sobre todo el segundo, merecieron el gol, pero este no llegó. El Girona casi no creó peligro en la portería de Moyá y el único susto vino al final, con el remate de Lozano en un saque de esquina que se marchó fuera por muy poco.

A la Real, en cualquier caso, le siguen faltando cosas cuando juega como local. Y por eso, después de cuatro partidos solo ha sumado dos puntos en su campo, donde el próximo visitante será el Sevilla, después de visitar el Wanda. Curiosa esta Real, el mejor equipo a domicilio y uno de los peores como local ahora que tiene más que nunca el apoyo incondicional de su gente. Anoche, de nuevo, 21.000 espectadores se dieron cita en el campo en busca de ese triunfo que no llegó.

Pero, como digo, falta algo, falta acogotar más a los rivales, crear más juego en ataque, ser más vertical, profundizar mejor y, en última instancia, llegar al área contraria con más gente. Ayer las dos mejores ocasiones llegaron en sendos tiros de Sandro, uno desde lejos y otro de no tan lejos, pero no hubo en ningún momento un dominio claro del juego. Esta Real de Garitano es más compacta, sí, más fuerte en defensa, más intensa, pero le falta más en el área contraria.

En esta ocasión los realistas desperdiciaron además los balones parados porque sacaron muy mal los córneres y las faltas, especialmente estas últimas, con balones 'llovidos' en vez de tocados, sencillos para el portero del Girona, su mejor jugador, y la defensa visitante.

Las notas

Lo mejor.
La Real dejó su puerta a cero y al Girona prácticamente sin oportunidades de gol
Lo peor.
Dos puntos de doce en casa es un bagaje muy pobre para un equipo que quiere estar arriba
El dato.
La Real sacó fatal los córneres y las faltas, con 'globos' muy sencillos para la defensa
La clave del partido.
Los dos remates de Sandro al poste debieron desnivelar el partido para los realistas

Aunque técnicos tiene la casa mucho más preparados que yo, sigo pensando que con el esquema actual Illarramendi no puede dar todo lo que lleva dentro a este equipo. Es como si la acumulación de centrocampistas achicara el espacio de juego del mutrikuarra. Sé que uno de los problemas que había la temporada pasada, cuando la Real jugaba descompensada en defensa, era la pérdida de posición del Illarra, el pivote defensivo, pero ahora le veo demasiado encorsetado, con un menor radio de acción a la hora de crear juego. Y el equipo lo acusa. Es verdad también que ahora el rival sufre más en ataque, no tiene los espacios de antaño y el equipo de Garitano defiende mejor.

En todo caso, la victoria sigue sin llegar en Anoeta y así es muy complicado que la Real alcance a los de arriba, cosa que habría logrado de ganar ayer. La clasificación está igualadísima, con los realistas en la mitad de la tabla a solo tres puntos de los puestos europeos, pero también a cuatro de los de descenso. Por eso, el equipo que logra enlazar dos victorias seguidas da un gran salto, el que se le resiste hasta el momento al once txuri-urdin a pesar de haber ganado tres partidos fuera. Y el sábado, a uno de los campos más incómodos, el del Atlético de Madrid, antes de iniciar la Copa en Balaídos y recibir al Sevilla. Se pone tan duro como interesante el tema.

Más sobre el Real Sociedad 0 - Girona 0

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos