'I don't like mondays' (no me gustan los lunes)

'I don't like mondays' (no me gustan los lunes)
GORKA LARREA

Dice una leyenda que me acabo de inventar que quién creó el partido de los lunes no era abonado de ningún equipo. Debo reconocer que los partidos de los lunes siempre me pillan a contrapié. El lunes es el día hacer la lista de la compra, no la de convocados. Lunes es el día de hacer los deberes del cole y de ver tu serie favorita en Netflix. Este partido no llega a tiempo para aparecer en el vídeo resumen de goles de la semana, ni en 'lo que el ojo no ve'. Porque realmente muy pocos ojos lo ven y es irrespetuoso con el abonado. Llamadme romántico, que sé yo.

A pesar de esto, jugar contra el Girona me invitaba al optimismo. Girona en euskera es 'Giro-Ona'; que se traduce como 'buen ambiente'. Un buen ambiente dirigido por su tambor mayor: la grada Aitor Zabaleta. Esta grada me agrada, nunca mejor dicho. Ubicada en el fondo del velódromo y con sincronización de Orfeón Donostiarra, contagia y crea una atmósfera especial en Anoeta. Un gran fichaje para esta temporada.

La Real se presentaba en su casa tras dos semanas disfrutando del sofá mullidito que significa ganar en San Mamés. Porque solo hay dos cosas un poco más excitantes que ganar, hacerlo en el último minuto o hacerlo contra el Athletic.

Un periodo ideal para recuperar jugadores lesionados e ir soldando los conceptos de juego que quiere su entrenador.

Hace poco le escuchaba decir que el equipo estaba en obras, como el estadio. El buen clima emocional y el cielo soleado siempre favorece para avanzar en la solidificación de conceptos para que el equipo vaya acercándose a su punto de cocción. Con la lluvia de las derrotas suele complicarse más.

Eusebio volvía a la que fue su casa, pero esta vez le tocaba cambiarse en el vestuario de invitados. Se presentaba con la defensa de cinco que patentó Pablo Machín la temporada pasada, con su jugador franquicia Stuani en el banquillo y con Portu haciendo lo que Morales en el Levante.

La Real actual es un equipo con gran compromiso defensivo, líneas muy juntas y constantes ayudas. Concede más tiempo el balón al rival y más espacio en campo propio de lo que estábamos acostumbrados. Perfecto para sorprender a la espalda del Girona tras robo de balón con transiciones ofensivas rápidas comandadas por Oyarzabal, Bautista (Juanmi) y Sandro (William José). Sandro ha demostrado con un par de acciones la misma clase y elegancia que la marca de ropa que lleva su nombre.

El centro del campo ha pasado de ser una zona combinativa y de pase, a ser una zona de paso. De paso rápido para llegar a portería contraria. A fin de cuentas el fútbol no es un concurso de belleza. Se trata de sacar el máximo rendimiento con los recursos de los que dispones y de las características de tus jugadores para ganar los partidos.

Empate a cero que sabe a lunes. Todavía queda tiempo para ver tu serie en Netflix.

¡Extra extra! Les recomiendo que acompañen esta lectura con la canción 'I don't like Mondays' de Bob Gendolf.

Más sobre el Real Sociedad 0 - Girona 0

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos