La reconstrucción debe ser esto

La Real Sociedad regresa a los orígenes: un equipo que aprieta al rival, que juega más junto sin tantos jugadores por delante y que no da un balón por perdido

Canales conduce el balón perseguido por Granell. /ARIZMENDI
Canales conduce el balón perseguido por Granell. / ARIZMENDI
Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

  • 1

Evaluación con perspectiva de futuro

Puedo intuir que el presidente Aperribay y los consejeros habrán dormido por fin a pierna suelta esta noche. Les supongo satisfechos al comprobar que Imanol ha entendido rápido lo que buscaban en él: en apenas dos partidos ha dado minutos a todos los jugadores disponibles de la plantilla y ha dado cariño a defenestrados como Aritz, Kevin y Pardo. Los que estaban en el fondo del armario, puede que con un pie fuera del equipo, se sienten partícipes de algo. El entrenador de la Real Sociedad, como quieren en la planta noble de Anoeta, está teniendo la oportunidad de poner en valor a los jugadores que no han tenido minutos y someter también a la plantilla a una evaluación con perspectiva de futuro. La reconstrucción a la que refería Olabe debe ser eso.

  • 2

Imanol no se casa con nadie

Imanol no va a buscar un bloque fijo en esta recta final de Liga, todos los jugadores de la Real Sociedad van a ir pasando por el verde, y eso es algo lógico cuando todo el pescado está vendido. Estas jornadas hasta mayo deben ser para eso. Tiene pinta de que acertar el once en los siete partidos que quedan va a ser una odisea. Imanol no se casa con nadie.

  • 3

Un equipo que juega más junto

Pero mucho más me gusta ver a una Real Sociedad que aprieta, que no se descose tanto, que juega más junta. Y que mete la pierna. Todo es mucho más fácil desde esas premisas básicas. En Ipurua no me gustó la Real, los nuestros corrieron como pollos sin cabeza, pero ayer fue otra cosa. Todo tuvo más sentido. El resultado: portería a cero otra vez. Y, por qué no decirlo, la Real tuvo fortuna para abrir pronto el marcador.

  • 4

Y que va de frente, sin florituras

Dicen que los equipos son reflejo de sus entrenadores. Imanol llama a las cosas por su nombre. No busca palabras grandilocuentes, ni discursos que (casi) nadie entiende. Va al grano. Y la Real Sociedad, al menos ayer, fue un equipo entregado, directo. Como Imanol.

  • 5

El aficionado ve a la Real de siempre

El aficionado de la Real se marchó contento de Anoeta porque vio a un equipo reconocible al que el cambio del sistema parece que le sienta bien. En el siguiente partido la Real Sociedad podrá ganar o perder, pero al menos el que paga ve un equipo comprometido que no da un balón por perdido. Eso es la Real.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos