El realista Luca Sangalli avanza tras sufrir un ictus

Los jugadores del Alcorcon dedican un gol a Luca Sangalli. /
Los jugadores del Alcorcon dedican un gol a Luca Sangalli.

Acude cada jornada a Zubieta para realizar trabajo físico individualizado y ya toca balón

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO SAN SEBASTIÁN.

Luca Sangalli (San Sebastián, 1995) avanza sin prisa. Su vida cambió el 31 de octubre cuando sufrió un ictus leve mientras realizaba un examen en la facultad que la Universidad de Mondragón tiene en Hernani. Desde entonces es baja y poco a poco va recuperando su vida normal, la que tenía antes del accidente cerebrovascular.

La rápida reacción del doctor Barrera, el médico realista, fue fundamental. El jugador fue trasladado en ambulancia al Hospital Donostia, donde quedó ingresado en la unidad de Ictus. Sin llegar a perder la consciencia en ningún momento, permaneció tres días en el centro hospitalario donde fue sometido a diferentes pruebas.

A partir de entonces, Sangalli recibió el permiso para descansar en su domicilio. Su pronóstico era «bueno», según indicaba el parte médico ofrecido por el club, en el que también se especifacaba que su regreso a la actividad no tenía fecha. El primer paso era poder desarrollar «una vida tranquila», aunque sin ningún tipo de esfuerzo físico.

A lo largo de todo su covalencencia Sangalli ha recibido numerosas muestras de apoyo y afecto. Su primera comparecencia pública fue el domingo 4 de noviembre cuando acudió a Anoeta para presenciar el partido entre la Real y el Sevilla. Aquella tarde, la afición blanquiazul no se olvidó del canterano. Haciendo referencia a su dorsal, se desplegó una pancarta en la grada Aitor Zabaleta con el mensaje de «Ánimo Luca23, gutako bat» (uno de los nuestros) y se coreó el nombre del jugador.

El futbolista permaneció dos semanas más sin realizar trabajo físico y fue el lunes 20 cuando se volvió a vestir de corto por primera vez desde que sufrió el ictus. Entonces, realizó carrera continua muy suave en el campo principal de Zubieta, trabajo que completó con unos ejercicios en los que subía y bajaba escaleras de la grada principal. Todo ello acompañado de una sonrisa. Luca Sangalli volvía al lugar en el que se siente feliz.

En las últimas jornadas la carga física ha aumentado, aunque de forma moderada. Luca sigue ejercitándose al margen de sus compañeros. Combina el trabajo en el gimnasio con el que realiza en el campo, donde coincide en muchas ocasiones con David Concha, otro de los lesionados del equipo. Los dos realizan trabajo físico y con balón. Avanzan poco a poco. Sin prisa. No hay prisa.

 

Fotos

Vídeos