Real Sociedad

La Real Sociedad quiere más

Imanol Alguacil conversa con sus jugadores en Zubieta. /USOZ
Imanol Alguacil conversa con sus jugadores en Zubieta. / USOZ

El club ha planificado la temporada con tiempo y la toma de decisiones ha sido más ágil

JAVIER ONDARRETA

La Real Sociedad ambiciona fortalecer su proyecto deportivo y afianzar su estabilidad económica tras culminar una etapa de dos años en los que ha afrontado el exigente desafío de tener que financiar un 70% del coste de las obras de modernización de Anoeta sin que por ello sufriera la salud económica y deportiva de la entidad. El hecho de que hace unas semanas se haya conseguido superar la cifra de 30.000 abonados, después de haberse contabilizado cerca de 3.000 nuevas altas desde el final de la pasada temporada, avala la esperanza de contar con una masa amplia de aficionados para emprender una nueva temporada en la que el club tiene depositadas renovadas ilusiones. La apuesta decidida por reforzar la competitividad del primer equipo se combina con el reto de crecer con el fútbol femenino tras el título de Copa conquistado en Granada. Esta voluntad se sustancia con la renovación de Nahikari García y el fichaje de la ex barcelonista Latorre, a expensas de nuevos refuerzos. Además, el regreso de Xabi Alonso para hacerse cargo del Sanse, refuerza la vocación de seguir exprimiendo todas las potencialidades de Zubieta .

La incorporación de nuevos fichajes como Alex Remiro, Modibo Sagnan, Alexander Isak o Cristian Portu contribuirá a completar una plantilla en la que aspiran a adquirir un protagonismo destacado muchos jugadores procedentes de Zubieta como: Zaldua, Aritz, Gorosabel, Sola, Le Normand, Ahien, Kevin Rodrigues, Zubeldia, Illarra, Guridi, Zurutuza, Guevara, Rubén Pardo, Sangalli, Roberto López, Oyarzabal, Barrenetxea, Merquelanz y Bautista. No todos ellos acabarán formando parte de la plantilla del primer equipo, pero sí una mayoría. Y junto a ellos, intentarán también asegurar su presencia otros jugadores como: Rulli, Moya, Diego Llorente, Raúl Navas, Héctor Moreno, Mikel Merino, Januzaj o Willian José.

Decisiones pendientes

Sin poder descartar todavía alguna salida no deseada o la llegada de más potenciales refuerzos, la plantilla de la Real de la próxima temporada va a sumar una mayor competencia por cada demarcación. Conociendo el afán de Imanol Alguacil por favorecer en cada entrenamiento la lucha por la titularidad, y teniendo en cuenta la energía que puede aportar un grupo joven y con ambición de conseguir buenos resultados, los máximos dirigentes deportivos del club están convencidos de que la Real está en condiciones de completar una temporada que pueda satisfacer plenamente a sus aficionados.

La Real ha planificado la próxima campaña con tiempo. No ha incorporado un nuevo entrenador como sucedió el año pasado y el diálogo de la dirección deportiva con Imanol Alguacil ha sido fluido y constante durante los últimos meses. La toma de decisiones ha sido más ágil y esto es algo que explica que antes de comenzar la pretemporada se haya consumado la incorporación de cuatro nuevos fichajes, se haya decidido renunciar a la continuidad de Theo y Sandro, y se haya traspasado a Juanmi. Ahora solo queda por delante determinar la composición definitiva de la plantilla. Será después de decidir con qué jugadores no contará el entrenador blanquiazul una vez que todos los disponibles tengan la oportunidad de demostrar en la pretemporada si se puede contar o no con algunos de ellos.

Anoeta, Liga y Copa

El estreno del renovado Anoeta, con todo su graderío al completo, es uno de los incentivos más atractivos de la próxima temporada. Y en justa correspondencia con esta ilusionante novedad, los máximos responsables deportivos del club se han fijado como objetivo prioritario que el equipo transmita las mejores sensaciones ante su público invirtiendo así la pobre estadística cosechada durante la pasada temporada.

Aunque los tres primeros partidos de Liga volverán a disputarse lejos de Anoeta, la Real estrenará esta competición con el objetivo irrenunciable de alcanzar un puesto que le permita participar en una competición europea. Y en Copa, con el cambio que se materializará en el diseño de las fases preliminares de esta competición, el propósito es avanzar hasta las últimas eliminatorias para tener la oportunidad de acercarse a la final.

Máxima exigencia

La Real Sociedad va a afrontar la nueva temporada con una máxima exigencia en todos los ámbitos que rodean al desempeño deportivo del primer equipo. Los jugadores se han ido de vacaciones con un exigente plan de cuidados alimenticios y preparación física de acondicionamiento. El primer examen lo pasarán con los primeros controles médicos y deberán aprobarlo, porque lo contrario defraudaría la máxima exigencia que Imanol Alguacil y su equipo técnico pretenden imprimir desde el primer momento y que todos los integrantes de la plantilla conocen de antemano. La pretemporada, que se desarrollará íntegramente en Zubieta, salvo algún viaje esporádico para la disputa de un par de partidos amistosos en Inglaterra, será el test de definitivo para evaluar el compromiso individual de cada jugador con esa máxima exigencia y profesionalidad que los máximos dirigentes deportivos del club pretenden reclamar en los partidos, en los entrenamientos y alrededor de todos los hábitos de vida y comportamientos cotidianos que tienen una influencia directa en el rendimiento de los jugadores durante la competición.