Real Sociedad

Mismos puntos, distintas sensaciones

Willian José intenta un remate acrobático durante un entrenamiento en Zubieta./LUSA
Willian José intenta un remate acrobático durante un entrenamiento en Zubieta. / LUSA

La Real Sociedad ha logrado en el primer tercio de Liga la misma puntuación (19) que la pasada a estas alturas. La temporada pasada era séptima a 16 puntos del liderato en una tendencia descendente, y ahora es octava a 7 del líder tras encadenar dos victorias

Axel Guerra
AXEL GUERRA

El nuevo proyecto de la Real Sociedad avanza. Va de menos a más. En cuanto a sensaciones futbolísticas y clasificación. El rendimiento que ha ofrecido en las últimas jornadas habla de un equipo que está en crecimiento. Superado el primer tercio de la LaLiga, con trece encuentros a sus espaldas el conjunto blanquiazul es octavo con 19 puntos, lo mismos que la temporada pasada a estas alturas. Además, el equipo de Asier Garitano ha disputado la ida de los dieciseisavos de final de Copa contra el Celta en Balaídos, de donde salió con un resultado favorable (1-1).

Si los 19 puntos actuales sitúan a la Real Sociedad octava, a siete puntos del líder, a cuatro de la Champions League y ocho por encima de los puestos de descenso; la temporada pasada le colocaban séptima a dieciséis del liderato y a ocho de la Liga de Campeones. Aventajaba en doce al Málaga, que marca el límite de la permanencia. Una estadística que refleja que esta temporada LaLiga es una competición más igualada en la que cualquiera puede ganar a cualquiera.

Establecer una comparativa con el curso pasado resulta complicado porque las circunstancias son diferentes, ya que el conjunto que dirigía Eusebio Sacristán tuvo un calendario más cargado que el que ha tenido hasta ahora el de Garitano. Entonces, a estas alturas los realistas además de las trece jornadas de Liga, habían disputado cinco encuentros de la fase de grupos de la Europa League y los dos partidos de Copa contra el Lleida de tan infausto recuerdo. La tempranera eliminación ante un equipo de Segunda B supuso un varapalo del que los blanquiazules tardaron en recuperarse y condicionó el resto de la campaña.

El equipo de Garitano ha encajado 15 goles, 9 menos que la campaña pasada

El inicio de la presente temporada ha estado marcado por tener que disputar las tres primeras jornadas a domicilio, debido a las obras de remodelación del estadio. Esas salidas se saldaron con cuatro puntos para los realistas, después de ganar a Villarreal (1-2), empatar en Leganés (2-2) y perder contra el Eibar (2-1). Una renta positiva para un equipo que la campaña anterior en esos mismos escenarios solo había podido arrancar un punto en Ipurua. En cambio, el arranque de los de Eusebio en la 17/18 se saldó con un pleno de victorias frente a Celta (2-3), Villarreal (3-0) y Deportivo (2-4). Los nueve puntos de nueve posibles supusieron igualar el arranque de la 81/82.

Fortaleza a domicilio

El paso de los partidos ha demostrado que el rendimiento de los Garitano en esas tres primeras jornadas lejos de Anoeta no era fruto de la casualidad. De hecho, el conjunto realista es el equipo de LaLiga que más puntos ha sumado a domicilio (13), por delante de Girona (12), Levante (11) y Barcelona (11). El balance de los txuri-urdin lejos de su estadio se completa con los triunfos ante Huesca (0-1), Athletic (1-3), Levante (1-3) y la derrota frente al Atlético (2-0). El cómputo del arranque del año pasado en este aspecto también es notable, ya que sumaron diez puntos de dieciocho posibles.

Los resultados como visitante han permitido a los de Garitano no pasar apuros clasificatorios, después de que en los primeros cinco encuentros en el nuevo estadio únicamente lograran tres puntos de quince posibles. Perdieron con Barcelona y Valencia y empataron con Rayo Vallecano, Girona y Sevilla. En el encuentro ante los andaluces, los realistas demostraron un punto de mejoría que confirmaron con la victoria ante el Levante en el Ciutat de Valencia donde remontaron con autoridad en los últimos 20 minutos de partido y el triunfo el lunes contra el Celta, el primero en el nuevo estadio.

Hasta final de año jugará en casa contra Valladolid y Alavés y visitará a Betis y Getafe

La campaña pasada la trayectoria en Anoeta fue irregular. El primer aviso de que las cosas no iban bien llegó en septiembre. El equipo sufrió dos derrotas consecutivas contra Real Madrid (1-3) y Valencia (2-3) y logró empatar contra el Betis (4-4) con un gol 'in extremis' de Llorente. Trece goles en contra en cuatro partidos -además habían perdido a domicilio frente al Levante (3-0)- anunciaban uno de los principales problemas que arrastró durante toda la temporada: la endeblez defensiva que no fueron capaces de corregir. En los trece primeros partidos los de Eusebio encajaron 24 goles por los 15 que llevan en este momento.

Tras el parón liguero de octubre, los de Eusebio tuvieron una trayectoria irregular, que unido al tropiezo copero, generó los primeros síntomas de que algo no iba bien. Llegaron a ganar en Mendizorroza y se llevaron el derbi contra el Eibar. Sin embargo, empataron contra Espanyol, Girona y Las Palmas, que llegaba a Donostia después de ocho derrotas consecutivas. Además, perdió frente al Getafe.

Los blanquiazules a partir de ahora y hasta el final de 2018 disputarán cuatro partidos de LaLiga - contra Betis y Getafe fuera y Valladolid y Alavés en Anoeta- «para saber dónde vamos a poder estar», en palabras del director de fútbol, Roberto Olabe. También jugarán contra el Celta la vuelta de la Copa. La temporada pasada, entre la jornada 13 y la 17, la última de 2017, los de Eusebio sumaron cuatro puntos y acabaron el año con 23, a uno del Eibar, que ocupaba el séptimo puesto. La Real Sociedad tiene ahora ante sí la ocasión de elegir el camino que quiere recorrer.

Más

 

Fotos

Vídeos