arizmendi

Real Sociedad Así vivió Mikel Oyarzabal el penalti lanzado por Alexander Isak

El eibartarra, que presenció la victoria ante el Espanyol desde uno de los palcos del Reale Arena, no fue capaz de mirar cómo su compañero transformaba la pena máxima

I. T.

Minuto 93 de partido. Mikel Merino cae en el área del Espanyol a causa de un derribo de Calero. Jaime Latre duda unos segundos, pero pita penalti a favor de la Real Sociedad. Los jugadores pericos se echan encima del árbitro aragonés, pero el VAR no echar para atrás la decisión tomada por el trencilla. El cuadro txuri-urdin dispone de una pena máxima en el último minuto para llevarse los tres puntos.

El Reale Arena celebra la sentencia del colegiado, pero queda lo más difícil, convertir el penalti. Merino coge el balón para despistar a Oier y a la zaga rival, pero el lanzador va a ser Alexander Isak. El sueco por fin agarra el balón. Ha pasado un minuto largo desde Latre ha pitado la falta y el delantero realista coloca la pelota a once metros de la portería perica.

Los aficionados de la Real se dividen entre los que siguen atentamente la acción que puede dar el triunfo y los que prefieren mirar hacia otro lado. En uno de los palcos del Reale Arena hay una persona que no es capaz de dirigir su mirada hacia el terreno de juego. Es Mikel Oyarzabal. El eibartarra, acostumbrado a lidiar con esta circunstancia, opta esta vez por apoyar su cabeza en el cojín que sirve de apoyo para su pierna lesionada. La tensión puede con él. Así lo atestigua el vídeo colgado por el usuario de Twitter @IkerOkerr.

Carlos Fernández y Januzaj, que acompañan al '10' txuri-urdin siguen con atención el lanzamiento de Isak. El sueco no falla. Anoeta explota. Oyarzabal, también. Fueron unos pocos segundos de angustia, pero la hinchada blanquiazul repiró al igual que Mikel. Qué mal se pasa cuando se ven los toros desde la barrera.