manu reino

Real Sociedad

La catástrofe se transforma en alivio

Ningún rival europeo de la Real consigue vencer y el colchón se mantiene en los cuatro puntos con el octavo a falta de tres jornadas para el final

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

«Al loro, que no estamos tan mal». Esta célebre frase pronunciada por Joan Laporta en el ocaso del Barcelona de Rijkaard se puede aplicar a la situación actual de la Real. El viernes muchos realzales se fueron a dormir en un estado de abatimiento profundo una vez se certificó la derrota en el Ciutat de Valencia ante el colista de la Liga por culpa de un polémico penalti en el minuto 90. Además, los realistas volvieron a evidenciar una alarmante falta de concreción en los metros finales.

Quien más quien menos pensó que el objetivo de Europa se complicaba sobremanera ya que los perseguidores –Villarreal y Athletic– tenían una ocasión de oro para acercarse a la Real este fin de semana. No faltaban motivos para ver el panorama de color negro, pero según fue transcurriendo la jornada el horizonte pintó menos catastrófico para los intereses blanquiazules.

Ninguno de los adversarios por Europa consiguió la victoria este fin de semana y eso le permite a la Real mantener un colchón de cuatro puntos con el octavo –Athletic–, el primer equipo que se queda sin billete continental. Esto significa que la Real tiene que fallar dos veces en lo que queda de campeonato para verse fuera de posiciones europeas. Es cierto que el cuadro txuri-urdin ha visto menguada su diferencia con los perseguidores inmediatos en comparación a la pasada jornada. Ha pasado de contar con una ventaja de cinco puntos a la actual de cuatro unidades. Pero si uno realiza una evaluación de daños del accidente del Ciutat de Valencia podrá comprobar que la Real no ha salido finalmente tan mal parada teniendo en cuenta que las consecuencias podrían haber sido mucho más graves. Y más importante de todo, ya queda un partido menos.

El Athletic no pasó del empate a cero contra el Valencia en San Mamés y los aficionados rojiblancos abandonaron el campo con sensación de derrota. El Villarreal, por su parte, tenía un encuentro complicado ayer en casa frente al Sevilla y tan solo le faltó un minuto para llevarse el triunfo. Koundé puso las tablas en el último suspiro a la salida de un córner y de paso le hizo un favor a la Real, que ya veía al conjunto amarillo por el retrovisor a tan solo un punto de distancia.

Así las cosas, la escuadra blanquiazul tiene la primera oportunidad de asegurar de forma matemática su presencia en Europa en la nueva jornada que arranca mañana. No depende de sí misma, eso sí. Para certificar su tercer pase consecutivo a Europa la Real necesita ganar al Cádiz y que el Athletic pierda mañana contra el Granada en el Nuevo Los Cármenes. Con estos resultados los de Imanol lograrían el billete europeo de manera definitiva, ya que los vizcaínos se quedarían a siete puntos de distancia a falta de solo dos partidos para cerrar la temporada.

A pesar de la derrota en Valencia, el cuadro blanquiazul tampoco debe renunciar a superar al Betis en la tabla. El conjunto verdiblanco pinchó el sábado en el Villamarín ante el Barcelona en el último instante y continúa solo dos puntos por encima de los guipuzcoanos. Los andaluces se enfrentan mañana al Valencia en Mestalla. Por otro lado, el Villarreal viajará a Vallecas el jueves para medirse ante un Rayo que ya tiene los deberes hechos.

El tropiezo final habitual

En las últimas temporadas de la Real con Imanol en el banquillo han pesado más las luces que las sombras. Eso no quita, sin embargo, para que durante este camino también se hayan sucedido accidentes inesperados que en su momento comprometieron el objetivo del curso.

El tropezón de los blanquiazules en el Ciutat de Valencia ante el colista no es un caso aislado. Si se echa un vistazo a las dos últimas campañas también se aprecian episodios como los del viernes en la recta final del campeonato. El año pasado ese traspiés se produjo en Huesca en la jornada 34. La Real perdió 1-0 ante un equipo que apuraba sus opciones de salvarse y que acabó descendido finalmente. Hace dos años, los realistas cayeron 2-3 en Anoeta contra un Granada que acabó entrando en Europa League. Este caso ocurrió en la jornada 35, la misma que acaba de afrontar la Real, y también complicó su carrera por Europa. Afortunadamente los dos años acabaron con final feliz para los intereses realistas.