Real Sociedad-Atlético Un joven herido en la cabeza en los incidentes registrados cerca del Reale Arena

El autobús del Atlético de Madrid ha sido recibido con insultos, golpes y pedradas

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

El enfrentamiento entre la Real Sociedad y el Atlético de Madrid en Anoeta ha estado precedido por otro enfrentamiento que no ha tenido nada que ver con el deporte. Los aledaños del estadio se han visto envueltos en un clima de violencia que hacía tiempo que no se vivía por las calles de Amara y que han recordado tristemente a las peores épocas.

Un joven aficionado fue atendido este miércoles por la tarde en el ambulatorio después de ser agredido en la cabeza en los aledaños del estadio de Anoeta. Según fuentes de la Ertzaintza, el joven habría sido golpeado con un vaso por un aficionado que vestía camiseta de la Real Sociedad lo que le provocó una herida abierta que necesitó de atención sanitaria. El hincha requirió de tres o cuatro puntos de sutura. Ayer por la tarde la versión desde la policía autonómica era la de que era un seguidor del Atlético, extremo que hoy ha descartado Josu Erkoreka.

Según otras fuentes, los altercados han tenido lugar en la calle Isabel II donde, al parecer, seguidores causaron destrozos en el mobiliario de las terrazas de los bares.

Vídeo. La afición txuri-urdin arropa a su equipo a la llegada al Reale Arena. / B. LUNA

A este incidente se ha sumad después el lanzamiento de botellas y objetos a los dos autobuses de la expedición del Atlético de Madrid, el del equipo y el de los acompañantes, a su llegada al estadio lo que ha obligado a los agentes de la Ertzaintza a intervenir para disolver estos incidentes. El lanzamiento de objetos ha roto al menos dos lunas en cada uno de los dos autobuses.

En el momento que se producía el lanzamiento de objetos el entrenador del Atlético, Diego Pablo Simeone, protestaba por lo ocurrido y por la actuación policial desde la escalerilla del autobús, en primera fila.

Una vez estacionados los autobuses en el aparcamiento subterráneo, los incidentes se han reproducido. Aficionados han lanzado piedras, vallas de señalización, bengalas y otros objetos a los agentes de la Ertzaintza en el paseo de Errondo.

Cuando los disturbios han comenzado a remitir, los aficionados han podido ir entrando al estadio, donde el ambiente ha sido deportivo durante el encuentro.