Real Sociedad

La Real propone a Remiro un contrato de cuatro temporadas y una cláusula de 40 millones de euros

Remiro juega a futvoley durante la pretemporada del Athletic en De Lutte, Holanda./JUAN ECHEVERRÍA
Remiro juega a futvoley durante la pretemporada del Athletic en De Lutte, Holanda. / JUAN ECHEVERRÍA

En el Athletic se toman su salida «con naturalidad» y el presidente Elizegi no quiere vivir salidas tormentosas

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANOBILBAO.

Álex Remiro (Cascante, Navarra, 24 años) apura sus dos últimos meses en el Athletic. Su próximo destino es la Real Sociedad, club con el que las líneas maestras del acuerdo ya están trazadas. La entidad de Anoeta le plantea un contrato por cuatro temporadas y una cláusula de rescisión que se colocará entre los 30 o 40 millones de euros, según ha podido saber este periódico. La última oferta del Athletic incluía un blindaje que comenzaba en 60 millones y acababa en los 80 en el último año de relación.

La junta directiva rojiblanca tiene asumida su salida en verano desde que alcanzó el poder a finales de diciembre de 2018. Cuando Aitor Elizegi llegó a la presidencia trató de conocer si se podía reconducir con el entorno de Remiro una situación que había llegado a una vía muerta en los últimos meses de mandato de Josu Urrutia. La nueva junta recuperó la oferta que había sido trasladada al guardameta, cercana al millón de euros fijos, con aumentos de 100.000 en cada uno de los cinco años de contrato. Los incentivos le permitirían irse algo por encima de los dos millones de media.

Pero la respuesta fue la misma que obtuvo Josu Urrutia. Remiro ya estaba decidido a buscarse el futuro lejos del Athletic. Su objetivo era unir una buena oferta económica con un proyecto deportivo que le dé protagonismo. Su tesis es que en el Athletic no se unen las dos demandas, al tener la competencia de Herrerín y Unai Simón, y cree que en el club de Anoeta sí.

El objetivo de Remiro es unir una buena oferta con un proyecto deportivo que le dé protagonismo LA CLAVE

Ante esta situación, la junta de Elizegi no está dispuesta a hacer de la cuestión un 'casus belli' con los realistas. Prefiere tomarse el asunto con naturalidad y sin ataques ni al jugador ni a su futuro club. «Remiro tiene que mirar por sus intereses. No sé si irá a la Real Sociedad o al Espanyol y, además, no me preocupa. Lo que sé es que no quiere estar en el Athletic», dijo Aitor Elizegi a finales de marzo en sus últimas manifestaciones sobre el caso. La norma permite a los clubes negociar a partir del 1 de enero con un jugador que acaba contrato. Es lo que ha hecho la Real sin ponerse en contacto con el Athletic.

El presidente rojiblanco no quiere ni oir hablar de salidas tormentosas como las vividas en la etapa del presidente Urrutia. La tesis de Elizegi es que quien decida irse debe hacerlo sin estridencias porque así se podría facilitar un posterior regreso. Y aunque era consciente de que de poco iba a servir, levantó el veto al navarro para que el entrenador pudiera convocar al guardameta nacido en Cascante. «El de Remiro es un problema que nos encontramos y en el que poco hemos podido hacer», dijo ayer una fuente cercana al club.

El Sevilla le pretendía

Desde que se constató al inicio de la campaña que no iba a seguir en el Athletic, han sido varios los equipos que se han interesado por la situación de Remiro. Anderlecht y Mónaco fueron los primeros descartados. El Villarreal insistió mucho, pero tampoco sedujo al portero. En el último momento quedaron dos equipos, la Real Sociedad y el Sevilla. Joaquín Caparrós, que le conoce de sus años en Lezama, se interesó personalmente por su situación cuando los agentes del portero cerraron la operación Munir con el club andaluz. Pero la Real se ha acabado llevando el gato al agua.

El Athletic estaba convencido de que en su estructura de cantera contaba hace unos años con dos porteros de gran proyección, Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, cumple 25 años en octubre) y Álex Remiro. El vizcaíno es internacional absoluto y el navarro ha jugado con la sub 21. Los dos formaban parte de la plantilla que se puso a las órdenes de Eduardo Berizzo en la pasada pretemporada. El primero ya está fuera del Athletic y el segundo apura sus últimos entrenamientos con el equipo rojiblanco.